Quantcast

¡Triunfa a lo grande! Los lugares más originales y prácticos para ocultar chuletas

Encontrar los lugares más originales para ocultar tus chuletas al momento de presentar un examen es un tarea más fácil de lo que piensas. Parece ilegal esta información que se está aportando porque de alguna forma incentiva a no estudiar, pero siempre llega el momento que un problema familiar o quizá una rumba evitó que estudiaras. Es por ello que compartir esos lugares infalibles para apartar tu acordeón (nombre que también recibe en muchos países) de la mirada del profesor, es nuestro objetivo.

Antes de comenzar es necesario aconsejarte que existen muchos factores que intervienen al momento de copiar: no puedes pretender ocultar un papel tamaño carta, es más difícil copiarse si estás en los puestos de adelante y tercero debes tener mucha confianza; no actúes nervioso. Este último aspecto es el más importante porque en el caso de que te llegaran a pillar, tu seguridad evitará una expulsión.

El pequeño jugo

chuleta-carton

Por lo general un profesor permite que tengas diferentes elementos sobre el pupitre tales como: una regla, un lápiz, la hoja de examen y el juego con el cual merendarás junto a una galleta de chocolate. Asegúrate de que el jugo esté natural. Vas a realizar tus chuletas en un pedacito de hoja con forma de cuadrado no mayor a los siete centímetros y lo vas a pegar en lado que estará hacia a ti.

Este truco solo podrás emplearlo si el profesor no acostumbra pasearse por todo el salón. En el caso de sospeche, finge beber jugo.

El truco de la regla

truco-regla

Este truco es para los que son más temerosos, además que las probabilidades de que te descubran son bastante bajas. Te vas a la papelería y compras dos reglas negras de 15 centímetros, gorditas, ¡ojo!, sin que sean transparentes. Luego entras a Word y el texto a copiar lo vas a poner en un tamaño entre 4-5 o 6 tipo Arial. Con mucho cuidado lo vas a pegar a las reglas. Si por alguna razón el profesor llegara acercarse, finge que mides algo.

Tranquilízate porque el profesor no va a revisar tus herramientas de trabajo y más si eres una persona que le gusta tener un examen presentable con pinceladas de color. Aprovecha este tipo de cualidades.

Muñequera

munequera-chuleta

El truco de la muñequera es como el de la regla, para personas muy nerviosas. Tu no quisieras copiarte, pero te llegó el momento porque resulta que no pudiste estudiar y el examen es determinante para pasar la materia. Debes considerar que para no ser detectado no puedes pretender copiar en todos los exámenes. Si haces esto, en las probabilidades está que en cualquier momento te van a pillar, por muy bueno que seas: aplica estrategias, sé inteligente. Además no pretendas pasar por la escuela y no aprender nada. Será peor cuando entres a la Universidad y si ya estás en la Universidad, serás un profesional mediocre. Son fuertes las palabras, pero así es.

Las chuletas debe ser muy pequeñas. Recuerda que puedes mantener los papeles en tu mano. Una vez presientas una amenaza la guardas en la muñequera. Otro aspecto a considerar es que debes ser una personas que acostumbre llevar este tipo de accesorios. De lo contrario, no podrás salvarte de una expulsión.

El bolígrafo

boligrafo-chuleta

Debes hacer tus chuletas con una medida entre los 80 x 100 pixels de altura. Lo segundo que necesitarás, es un bolígrafo gordo. El más gordo que consigas. Existen unos llamados Pilot, esos te servirán. Luego desmontas el bolígrafo y ubicas la chuleta. Un profesor no detectará este lugar, no es común que lo hagan. No es como ponerlo debajo de la mesa, típico.

Tú eres el único que sabe cómo es su profesor y todo lo que lo rodea. Vas aplicar la mejor estrategia que creas pertinente. El truco del bolígrafo es para maestros filtros.

Acordeón

acordeon-chuleta

Atención señores este truco es solo para experimentados. No hay opción para los que creen serlo. Debe haber mucha habilidad en los dedos. Lo primero a ejecutar es hacer tus chuletas en papeles a la medida de la palma de tu mano para que encaje perfecto en entre tu dedos, éstos los abrirás y cerrarás conforme vayas copiando. Como haces movimiento, debes identificar el mejor momento para manejar tus dedos como todo un acordeonista.

Lo espectacular de este truco es que el papel no es tan pequeño, lo que se traduce a que puedes copiar más texto.

El amigo salva la patria

amigo-amigo

Encontrar los lugares más originales para ocultar tus chuletas al momento de presentar un examen es un tarea más fácil de lo que piensas. Si en tu caso, tienes fallas en matemática, acuerda con tu amigo cambiar de examen con la condición que en otra materia en la él tenga debilidad y tu fortalezas, lo ayudarás. Es como una forma de ser justos. Para aplicarlo deben escribir como su compañero, he aquí la única complicación. De resto una vez que tu amigo termine su examen, finge que sea cae algo piso y aprovechan e intercambian. Incluso uno de ustedes puede consultarle algo al profesor y hacen el cambio

Lo peor que podría pasar es que tu amigo también sea malo en matemáticas (jajajaja).

El borrador

borrador-borrador

Es una técnica vieja, pero siempre funciona. Solo ten en cuenta que la chuleta debes hacerla una hora antes o dos horas antes del examen. Si lo haces un día antes, como ya a muchos y ahora expertos les pasó, se borra, no esperes a que te pase a ti. Busca un bolígrafo con la punta muy fina y con mucho cuidado, como tatuando a alguien, imprimes el texto. No lleves el borrador al descubierto al momento de presentar el examen, conserva su etiqueta en donde se refleja la marca, para que cubra la información. Si el profesor está sospechando, lo metes a tu bolsillos con mucho cuidado, recuerda que tiene tinta.

Quisimos compartir los lugares que más funcionan para guardar tu chuleta. El truco de la falda, el del pupitre o en la contraportada de la hoja de examen son muy peligrosos para llevar a cabo. Ya los maestros están más que enterados.

Comentarios de Facebook