Compartir

Un niño de nueve años al que le llamaron la atención por estar dibujando en clase ha sido contratado por un restaurante para que adorne con sus caricaturas las paredes del local.

Joe Whale, de Shrewsbury, Reino Unido, tiene vía libre para dibujar todo aquello que su imaginación le permita en los muros de un restaurante de la localidad después de que sus profesores le llamaran la atención por hacerlo en clase.

“Estaba en la escuela frustrado por las pocas horas de dibujo, así que se dedicaba a garabatear en la pizarra y en la mesa en clase”, explicó su padre a ‘Metro‘.

Sin embargo, fue uno de sus maestros quien se percató de la admirable técnica del menor y colgó alguno de sus dibujos en las redes sociales. Las pinturas llamaron la atención de varios usuarios, entre ellos, los dueños del restaurante, que no dudaron en ponerse en contacto con los padres de Whale.

Los progenitores habían metido a su hijo en clases de dibujo, y con su beneplácito y el de su profesor, permitieron al pequeño asistir después del colegio a trabajar en un mural con el que decoró las paredes del restaurante.

“Aconsejaría a los padres que alienten a sus hijos a seguir siempre su pasión y sueños”, continuó con sus declaraciones.

Joe empleó 12 horas en decorar el restaurante.