Compartir

La edad no es un limitación tal y como demustran las imágenes de una trapeciasta de 86 años que se ha colado en el Libro Guinness de los Récords como la más antigua del mundo.

Betty Goedhart, de La Jolla (California), comenzó a practicar trapecismo cuando sus más allegados le regalaron un clase gratis al cumplir 78 años. Desde entonces, Goedhart continuó con esta práctica para superar sus miedo a las alturas.

“Muy asustada por las alturas, muy asustada por pararse en esa plataforma y mirar hacia abajo, es más alto de lo que crees”, dijo Goedhart a ‘KSWB-TV‘, “pero estoy aquí, salté y fue como cambió mi vida”, continuó.

Ahora la octogenaria tiene su nombre impreso en n el Libro Guinness de los Récords Mundiales de 2019, pero espera que alguien la suceda pronto. “Espero que alguien me gane algún día”, comentó Goedhart. “Fui honrada y aún es un honor”.

Un ejemplo de superación.