Compartir
Pixabay

Un joven ruso de 14 años ha muerto electrocutado el lunes mientras reparaba el horno microondas para darle una sorpresa a su madre, tal y como informó el medio moscovita ‘Moskovski Komsomolets‘.

La madre del fallecido estaba dispuesta a deshacerse del electrodoméstico averiado, que se había roto en varias piezas. El menor se puso manos a la obra para repararlo. Para ello, encargó un destornillador especial a través de Internet.

La madre del fallecido, de 48 años, escuchó un grito en el cuarto de estar del domicilio. Cuando acudió a ver que pasaba encontró a su hijo inconsciente y tendido sobre el suelo. La mujer alertó a los vecinos para que llamasen a una ambulancia, pero los facultativos solo pudieron certificar su muerte.