Compartir

Khaseen Morris, un joven de 16 años murió apuñalado en una pelea callejera ocurrida en el parking del centro comercial en Oceanside en Long Island, en Nueva York. Los testigos, en vez de socorrerle, grabaron su agonía y compartieron las imágenes en las redes sociales.

Según informa el ‘New York Post’, Morris recibió una puñalada en el pecho y murió horas después en un hospital. El teniente Stephen Fitzpatrick informó que la riña comenzó por un problema de faldas y que los testigos, unas 70 personas, nada hicieron por socorrerle.

“Los chicos estaban ahí y no ayudaron a Khaseen. Grabaron su muerte en lugar de ayudarlo”, reconoció el agente.

Morris había acompañado a una chica a su casa, lo que despertó los celos del novio, quien actuó por venganza. Un joven de 18 años ha sido detenido en relación a los hechos.