Compartir

El sistema de conducción automatizada de un automóvil detectó la presencia de un animal en plena carretera y pudo frenar para esquivarlo a tiempo en medio de la oscuridad de la noche.

La cámara de seguridad instalada en el interior del automóvil captó el momento en el que el ‘piloto automático’ detectó la presencia de un conejo en la vía. Los frenos del vehículo redujeron su marcha y el coche pudo esquivar al animal sin causarle el menor daño.

“Este conejo y el parachoques de mi coche dan las gracias al piloto automático de Tesla”, escribió el dueño del vehículo al compartir el video en Twitter.