Compartir

Sacar un nuevo producto al mercado requiere aceptar un riesgo al que están acostumbrados las grandes empresas. A pesar de que dominen un determinado sector con relativa solvencia, hay ocasiones en las que quieren abrir nuevas vías de mercado y arriesgan más de la cuenta. Quizás esta razón es la que hace posible que a lo largo de los años se hayan presenciado cómo distintos productos lanzados por empresas reconocidas fracasaban estrepitosamente a su llegada a las tiendas. Por ejemplo, ¿sabéis que BIC se atrevió con la ropa interior?

1Ropa interior de BIC

Una de las claves del éxito de BIC recae sobre los productos de ‘usar y tirar’. Así, son muy populares sus mecheros, sus cuchillas y, por supuesto, sus bolis. ¿Quién no se sabe aquello de ‘bic naranja escribe fino y bic cristal escribe normal’? Sin embargo, hace más de una década se atrevió con la ropa interior.

Sí, también con la esperanza de que los clientes quisieran usarla y tirarla a la basura.El producto, que no llegó a España, fue lanzado en Grecia, Austria e Irlanda. Como era de esperar, su acogida en el mercado no fue positiva y finalmente la ropa interior desechable cayó en el cajón del olvido.

Atrás