Compartir

A diario estamos en contacto con numerosas cosas con más gérmenes que un inodoro y no tenemos en cuenta lo que esto supone para nuestra salud. Desde tocar el teclado de nuestra oficina, coger el teléfono o dormir placenteramente con nuestra almohada, tareas a simple vista inofensivas pero que pueden convertirse en un riesgo.

1Hielo

Pixabay

Según un estudio realizado en torno a los restaurantes de comida rápida en Estados Unidos, en torno al 70% del hielo que utilizan tiene más bacterias que el propio inodoro.

Según dicho estudio, el hielo puede contener altas cantidades de Escherichia coli, una bacteria que se encuentra en los intestinos y heces de los mamíferos. Mientras tanto, los científicos creen que estos resultados se deben a que se limpian los baños de los locales pero se descuida la de las máquinas de hielo. No obstante, esto no implica un peligro inmediato para la salud de las personas, aunque sí que puede ser un riesgo higiénico.

Atrás