Quantcast

Cómo saber si un huevo está bueno

Es de suma importancia saber si un huevo está en buen estado o no antes de consumirlo. Si no tenemos cuidado con esto, las consecuencias pueden ser fatales.

Afortunadamente hay forma de saber si un huevo está bueno o no

Al momento de que estemos preparando una receta que contenga huevo es imprescindible tener esto en consideración, mucho más si no estamos seguros de la procedencia del huevo o del tiempo que ha pasado desde que salió de la granja hasta cuando ha atravesado nuestra cocina. 

Perjuicios de consumir huevos en mal estado

Cómo saber si un huevo está bueno

Las reacciones que puede causarle a tu cuerpo comer un huevo podrido son terribles, aquí van algunas:

  • Vómito: es obvio, considerando que tu cuerpo es inteligente y querrá sacar de su sistema lo más pronto posible un cúmulo de salmonella y gases.
  • Fiebre: esto es normal en caso de intoxicación o infección. Y si has comido un huevo dañado, corres el riesgo de que la salmonella te esté atacando. 
  • Náuseas: si no vomitas, con estas náuseas es posible que estés por hacerlo. 
  • Malestar estomacal
  • Escalofríos

Si te tratas bien esto, no es mal de morir. Puedes sanear este chasco manteniéndote hidratado, principalmente con agua o bebidas energéticas que no contengan cafeína, que sean frutales. 

Y sí, aunque sea lo último que desees estando así con la tripa en el infierno, debes comer algo. Lo más recomendable de comer en este estado son alimentos que estén tostados, tipo pan tostado, galletas de soda u hojuelas tostadas. 

En fin, alimentos que sean de fácil digestión, para hacerle la vida un poquito más sencilla a tu estómago que paga las consecuencias de no haber chequeado el estado del huevo antes de consumirlo. 

También debes descansar mucho y tratar de no hacer ningún tipo de esfuerzo significativo.

Si después de hacer esto sigues muy mal, tendrás que ir corriendo al médico más cercano. Asegúrate de explicarle el porqué de tu malestar, pues así te brindará la solución más rápido. 

No te morirás por esto, pero el mal rato que pasarás es sin duda desagradable.  

Ahora, para evitar desgracias, es mejor simplemente aplicar alguno de estos métodos que te traemos para comprobar si un huevo está o no en buen estado. 

MÉTODO DEL HUEVO FLOTANTE

Cómo saber si un huevo está bueno

A saber si así lo llaman, lo que sí es que es cierto que este método implica que un huevo flote. Y no, no en el aire. En el agua.

Te explicamos: Los huevos cuando se dañan empiezan a generar gases en su interior. Un cuerpo gaseoso tiene muy poca densidad, así que lo más probable es que flote. Por lo tanto, si al meter el huevo flota, significa que está dañado. 

Para hacer esto necesitarás una jarra con agua. A poder ser transparente, mejor. Así lo ves claramente. Pero si no lo es, no importa. La jarra la deberás llenar al tope, para notar mejor el cambio. 

  • Introduce el huevo en la jarra. Si se hunde hasta el fondo, estás de suerte. No está dañado. 
  • Si flota, tendrás que desecharlo. 
  • Está en la mitad: este huevo está como en el limbo, con el alma en el Averno pero con unas ganas de vivir que ni te cuento. Si lo cocinas muy, muy, muy bien, puede que no te haga daño. Aunque yo no me arriesgaría. 

A ver si suena el huevo

maracas

Otra manera de comprobar el estado de un huevo es agitarlo como si fuese una maraca (de hecho existen maracas pequeñas en forma de huevo, vienen en varios colores). 

Si suena algo así como un ‘chop, chop, chop’, o si suena algo en definitiva, está malo el huevo. No debería sonar nada si lo agitas.

Si suena es porque la yema está golpeando contra la cáscara, lo que significa que está perdiendo consistencia y se está volviendo más líquida. 

Método de cocción

Cómo saber si un huevo está bueno

Pasa que a veces queremos hacer un huevo sancochado y se nos olvida que existe la remota posibilidad de que el huevo pueda estar dañado. 

No pasa nada. 

Cocínalo como lo harías siempre: hierve el agua, introduce el huevo y espera unos 8 a 10 minutos.

Luego, cuando esté listo, sácalo y ponlo en agua fría para que sea más fácil pelarlo.

Haz un corte transversal y mira cómo está la yema con respecto a la parte blanca del huevo: si está en el centro, con suficiente espacio entre lo blanco y lo amarillo, está perfecto. 

Si la yema está muy pegada a una esquina, ahí sí estamos ante un problema. Lo más probable es que haya estado dañado. Deséchalo. 

Casca el huevo

Cómo saber si un huevo está bueno

Aquí ya sin rodeos, si quieres saber qué es lo que está dentro de algo, pues la mejor forma es abrirlo. 

Por eso siempre es bueno cascar los huevos aparte cuando los estás usando para una receta, para que no te lleves ninguna sorpresa si pones un huevo podrido en tu preciosa mezcla de harina o de lo que sea que estés preparando.

Deberás observar estas tres variantes:

  • La posición de la yema
  • El color de la yema
  • La consistencia de la yema
  • La densidad de la clara

Si la yema no está centrada, pues el huevo está malo. Si la yema no se decide entre estar amarilla o naranja, tíralo, ese color no es normal.

Prueba la consistencia de la yema con algún palillo, si se rompe muy fácilmente o no tuviste que siquiera tocarla para que se rompiera, está vencido el huevo. 

Revisa la clara: si ves que está turbia, con algunas cosas blancas, está muy mal. Un huevo fresco tiene la clara gelatinosa y sin manchas. 

Chequea la fecha de expiración.

Cómo saber si un huevo está bueno

Obvio. Haber empezado por ahí. Pero no siempre está clara la fecha si está impresa en la cáscara del huevo o no estamos seguros de lo que esté en el sello de la caja. 

Sin embargo, debería estar.

Un huevo se puede consumir hasta 28 días después de su emisión. Después de ahí, ya se empieza a dañar. 

Comentarios de Facebook