Quantcast

Residencias de Aragón tendrán test rápidos para agilizar diagnósticos

Las residencias de mayores de Aragón van a disponer a partir del próximo lunes, 16 de noviembre, con una primera partida de 10.000 test rápidos de antígenos con el objetivo de agilizar los diagnósticos, cuando se detecte un positivo, y facilitar la sectorización, mientras que el centro COVID de Casetas amplía en 12 el número de camas.

Así lo ha explicado la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, que ha comparecido en rueda de prensa junto con la consejera de Sanidad, Sira Repollés, y el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo.

Broto ha detallado que cuando aparezca un caso en una residencia se va a seguir con el protocolo habitual y se realizarán pruebas PCR a residentes y trabajadores, si bien, a la vez, se efectuarán estas pruebas rápidas.

En el caso de la residencia de Casetas, ha recordado que atiende a personas que viven en residencias y son positivos en coronavirus, pero no requieren de ingreso hospitalario. Va a pasar de 76 camas a 88.

Por su parte, los otros dos centros covid que hay en Aragón, en Yéqueda (Huesca) y Gea de Albarracín (Teruel), con capacidad para 19 y 12 personas, respectivamente, atienden a residentes negativos. La consejera ha señalado que desde el mes de julio han pasado por estos tres centros 475 personas, mientras que en la primera ola se atendió a 522, cuando llegó a haber hasta cinco centros de este tipo.

Broto ha explicado que el objetivo de estas medidas es reducir la carga vírica y asistencial de estos establecimientos cuando se detecta un caso. Según ha contando, en estos momentos, la situación es “complicada” dada la existencia de transmisión comunitaria que existe en el conjunto de la comunidad autónoma.

“Tenemos muchos contagios y la situación es difícil”, pero “estamos trabajando con todo el rigor y poniendo todo el esfuerzo para preservar a los residentes” y que las familias “estén tranquilas”, con el propósito de lograr el equilibrio entre “preservar la salud y el bienestar emocional de las persona mayores”.

RESPONSABILIDAD

La consejera ha apelado a la responsabilidad social y a tener en cuenta “todas las restricciones que se están planteando” porque para combatir al virus “toda la sociedad debemos de poner algo de nuestra parte, no agruparnos y mantener al máximo esas burbujas sociales”, algo “imprescindible” en el caso de las personas mayores.

Según ha dicho, “cuidar a los mayores significa cumplir con las restricciones para que esta situación seamos capaces de combatirla lo antes posible”.

En el caso de las residencias, ha considerado “fundamental” que ninguna persona con síntomas vaya a trabajar, así como la adecuada utilización de los materiales de protección.

Por su parte, Broto ha contado que están monitorizando cada uno de los brotes “en contacto constante con Salud Pública” ya que existe un trabajo coordinado entre su departamento y el de Sanidad, así como “brindando todo el apoyo al sector para estar al lado de los residentes y las familias”.

“Estamos aplicando las medidas más adecuadas a cada situación, con todos los medios disponibles y cumpliendo los protocolos y las medidas de seguridad que hemos ido implementando en cada momento, adecuándonos a la situación y al comportamiento del virus”, ha enfatizado la consejera.

Según ha informado, a lo largo de este año se han realizado 160 visitas de inspección, que han permitido conocer la situación, colaborar en la aplicación de la sectorización y brindar a los centros toda la ayuda necesaria, así como la derivación de residentes a hospitales o centros Covid, “siempre según el criterio de la autoridad sanitaria”. Por otra parte, en las últimas semanas, el Ejército ha trabajado en 30 centros llevando a cabo labores de limpieza y desinfección.

Además, se ha ofrecido a las residencias privadas una bolsa de trabajo que, tras el último llamamiento, se ha incrementado en 60 cuidadores y gerocultores para centros privados y 740 profesionales de limpieza y cocina, entre otros. En los últimos días, diez centros han solicitado listados para contratación de personal.

BROTES

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales ha indicado que en estos momentos hay 85 residencias de mayores con un brote abierto de coronavirus, que suman 1.461 residentes y 498 trabajadores positivos en la COVID-19. Siete de estos centros solo tienen afectados residentes, 31 solo trabajadores y en 47 hay residentes y trabajadores. El 45 por ciento de los casos se concentran en diez centros.

Broto ha agregado que hay 112 personas de centros residenciales que se encuentran ingresadas en hospitales de la Comunidad y los centros Covid atienden a 77 personas, teniendo en cuenta que en Casetas hay residentes positivos por coronavirus, pero Gea de Albarracín y Yéqueda atienden a residentes negativos.

Desde que comenzó este segundo periodo de brotes en Aragón, han fallecido 318 personas en las residencias de mayores de la comunidad autónoma.

Comentarios de Facebook