Quantcast

Varios pueblos de Euskadi llaman a la “responsabilidad social” durante sus ‘no fiestas’ de este septiembre

Los Ayuntamientos de Bakio, Lekeitio, Hondarribia y Zarautz, que habitualmente celebran sus fiestas durante la primera quincena de septiembre, han llamado este lunes a la “responsabilidad de la ciudadanía” para que colabore en la no celebración de ningún acto festivo y a cumplir “escrupulosamente” con todas las medidas de seguridad porque “este año no toca”.

En declaraciones a Radio Euskadi,  los alcaldes de Hondarribia, Txomin Sagarzazu; Lekeitio, Koldo Goitia; y Bakio, Amets Jauregizar, además de el teniente de alcalde de Zarautz, Jesús Arana, han hecho llamamientos a la población a no organizar ningún tipo de acto festivo paralelo a los oficiales que han sido suspendidos en los cuatro municipios con motivo de las fiestas de San Juan Degollado en Bakio, incluido el concurso de paellas, previsto para este lunes 31 de agosto; el Día de Gansos en Lekeitio (sábado 5 de septiembre); el Alarde de Hondarribia, (8 de septiembre) y las Euskal Jaiak de Zarautz, prevista para el 9 de septiembre, festividad de la Virgen de Aranzazu.

La alcaldesa de Bakio, Amtes Jauregizar, ha señalado que las ‘no fiestas’ en la localidad vizcaína “van bastante tranquilas, tras la suspensión del programa de fiestas oficial” y reforzar de forma especial, durante el pasado fin de semana, la vigilancia policial al esperarse “más gente”.

Respecto al concurso de paellas en Urizarreta de este lunes, con motivo del Día de Eneperi, Jauregizar ha afirmado que, desde primera hora de la mañana, “se ha intensificado la vigilancia de la zona por la Policía Local y no ha habido que registrar “nada” reseñable porque no ha habido “ninguna actividad”. Asímismo ha constatado que “la marcha de veraneantes ya se ha notado desde el fin de semana y el pueblo ha vuelto a “la tranquilidad que da la rutina”.

Por su parte, el alcalde de Lekeitio, Koldo Goitia, ha recordado que el acceso al municipio se cerrará por completo este sábado, incluido el transporte público de autobuses y solo podrán acceder los empadronados en el municipio.

Goitia ha reconocido que en esa decisión de cerrar el pueblo “ha influído lo ocurrido en Gernika”, población próxima, durante sus pasadas no fiestas, donde se detectó más de un centenar de positivos. “Lo ocurrido allí ha influido, evidentemente, porque es un municipio cercano y tenemos mucha costumbre de acudir a sus fiestas. Como el número de positivos se ha disparado, nos tememos que lo que ha pasado allí, pueda volver a ocurrir en Lekeitio”.

Asímismo ha pedido a las sociedades recreativas y a la población del municipio “que reflexionen sobre estos días de fiestas que vienen por delante” y ha apelado a “la responsabilidad que tenemos cada uno en luchar contra esta pandemia”.

En este sentido, ha señalado que desde el ayuntamiento “se puede reforzar y poner todos los recursos policiales, pero, así y todo, está en manos de cada uno el ‘matar al bicho’ y que no se propague”. En ese sentido, ha añadido que “si la mayoría de txokos, bares o restaurantes deciden cerrar, si la fiesta se traslada a espacios de botellón, es verdad que será muy difícil controlar todos esos lugares del municipio” aunque “habrá controles de policia local y Ertzaintza para se cumplan estrictamente las medidas de seguridad”.

SENSIBILIZACIÓN SOCIAL

En esa misma línea ha ahondado el alcalde de Hondarribia, Txomin Sagarzazu, quien ha indicado que todos los grupos políticos del municipio han alcanzado un acuerdo, que harán público en torno a la fecha del Alarde, y donde coinciden en que este año, “no se pueden tener actividades festivas y también están de acuerdo con esa decisión las asociaciones festivas que organizan, año tras año, un centenar de eventos y que no se pueden organizar teniendo en cuenta los riesgos que se corren”. Por ello, ha hecho un llamamiento para sensibilizar a la ciudadanía “a colaborar en ese sentido”.

Sagarzazu ha indicado que, como alcalde, solo acudirá a la misa en Guadalupe y solo se llevará a cabo el cumplimiento del voto del sitio de 1638 pero “no irán como corporación en desfile ni en grupo a ninguna otra actividad”.

La localidad guipuzcoana también ha suspendido todas las actividades culturales previstas en la primera quincena de septiembre porque “se va a hacer un paréntesis para que el mensaje llegue a la ciudadanía”. También ha agradecido a las asociaciones y sociedades gastronómicas que “han tomado la decisión de no abrir en esas fechas para colaborar en este objetivo común de evitar riesgos”.

El teniente de alcalde de Zarautz, Jesús Arana, ha remarcado, respecto a la Euskal Jaiak prevista el 9 de septiembre, que “el mensaje desde el Ayuntamiento de Zarautz es muy claro: este año no toca y no hay fiesta”.

Arana ha insistido en remarcar que “ya, no es que no sean no fiestas, como se dice ahora, sino que simplemente hay que recordar a toda la ciudadanía que no hay fiesta. Punto. Porque el mensaje tiene que ser muy claro para todos los vecinos y las personas que se acercan a Zarautz para celebrar otros años pues un día que realmente es una gozada para el municipio, y es que este año está suspendido.

Asímismo ha recordado que el Consistorio ha redactado un bando con las medidas de seguridad establecidas, al que se va a dar “máxima difusión”, para informar de que “no solo se suspenden las fiestas organizadas oficialmente por el ayuntamiento, sino que se tomarán medidas para que tampoco se celebren fiestas particulares ni en la calle, ni romerías ni espectáculos de música, danza o similares en espacios abiertos, así como cualquier actuación callejera, o desfile, ni tampoco se permitirán los puntos de venta en la calle típicos de estas fiestas”.

Arana ha considerado, en relación a la hostelería y la restauración, que, como el primer mensaje es “que no habrá celebración, en principio, como no hay fiesta, no debe haber ningún tipo de problema en ese sentido con ellos y debería ser para ellos un día normal no festivo”.

A su vez, ha invitado a vecinos y visitantes a que “interioricen que este año no toca y que aprovechen ese día, que sigue siendo festivo en el calendario, para hacer otro tipo de actividades pero nunca como Euskal Jaiak por mucho que duela a todos y por mucho que estemos todos preparados para vestirnos de baserritarras para salir a la calle”.

Finalmente ha recordado que los actos programados en torno a la Euskal Astea “se van a realizar porque entendemos que tienen espacio seguro y de hecho ya se están realizando, al tener lugar en espacios cerrados y con todas las medidas de distanciamiento social y sanitarias”.

Comentarios de Facebook