Compartir

Ponteareas, 28 de noviembre de 2018.-El alcalde de Ponteareas, Xosé Represas, y la concelleira de urbanismo, Chus Garrote, se reunieron ayer con el empresariado para dar a conocer el impacto en los ámbitos industriales de los recortes impuestos por la Xunta en el PGOM. Ambos aprovecharon para transmitir su descontento y desacuerdo con la decisión del gobierno gallego de modificar y recortar el Plan aprobado por PP, BNG y PSOE en 2016.

El Alcalde recordó que “nosotros cumplimos con nuestra deber y nuestra promesa de aprobar el plan y ahora la última palabra la tiene la Xunta porque así lo establece la ley”.

Con las instrucciones de la Xunta el polígono industrial de A Loma pasa de 604.462 m2 a 474.356 m2, una reducción que, según Represas y Garrote, la Xunta incluso pretendía, inicialmente, que hubiera sido superior.

En el intercambio de opiniones entre los representantes municipales y los empresarios hubo amplio consenso a la hora de preferir el plan impuesto por la Xunta antes que seguir sin PGOM. Uno de los empresarios lo explicó graficamente: “La Xunta nos hizo un traje que no nos queda bien, pero no podemos comprar otro, tenemos que amoldarnos y aprobar lo antes posible el plan. Después ya iremos adaptando el traje”. Otros se ofrecieron a actuar conjuntamente con el gobierno para que la Xunta apruebe definitivamente el plan urbanístico.

Todos coincidieron en la necesidad de dar seguridad jurídica a los empresarios y emprendedores, para que sus actividades no se vean amenazadas por órdenes de cierre o demolición y poder atraer nuevas inversiones. En este sentido, gobierno y empresarios ven positivo que con la inminente aprobación del Plan se podrán regularizar las empresas del polígono de A Loma y de varios minipolígonos de parroquias como Areas, Arcos, Moreira, Bugarín o Xinzo a los que se dio solución en el Plan aprobado por el Concello y que la Xunta respetó.