Quantcast

FOAM afirma que 1.036 residentes han muerto por la enfermedad en Andalucía

La Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM) ha advertido este miércoles a la Junta de Andalucía que si no cambia los protocolos en las residencias de ancianos, estos “terminarán contagiados” de coronavirus (Covid-19), después de asegurar que los últimos datos facilitados por la administración autonómica recogen 1.036 usuarios fallecidos por la enfermedad.

En un comunicado, la FOAM asegura que la tasa de letalidad es del 19,61%, cuando en la población general es del 1,65%. Además, asegura que en 290 centros hay contagios, que actualmente 2.342 usuarios y 1.083 trabajadores tienen la enfermedad, que 221 residentes están hospitalizados, que hay seis centros de evacuación y 51 residencias se encuentran medicalizadas.

A su juicio, en un mes “los datos se han disparado de forma alarmante”, aumentando, según asegura, los fallecidos en 328, los centros con contagios en 170, los residentes contagiados en 1.470, los trabajadores contagiados en 680, los residentes hospitalizados en 100 y las residencias medicalizadas en 35.

La FOAM asegura que la segunda ola de coronavirus está teniendo una mayor incidencia en las residencias de mayores que la primera, ya que cifra que a finales de agosto habían fallecidos a consecuencia de Covid 566 personas en residencias de mayores, pero desde esa fecha hasta este miércoles, transcurridos dos meses y medio escasos, han fallecido 452.

“Los datos son irrefutables e indiscutibles y nos indican que las cosas se están haciendo muy mal por parte de la Junta de Andalucía. Nos demuestran el fracaso de los protocolos aplicados por la Consejería de Salud y Familias. Lo venimos repitiendo desde el principio, la sectorización y medicalización se han demostrado ineficaz para frenar la proliferación del virus en las residencias”, insiste la entidad.

Por ello, “no nos cansaremos de repetir que la única solución para frenar la expansión de este virus en las residencias de mayores pasa por evacuar lo antes posible a los contagiados a hospitales o, si estos estuviesen colapsados o al borde del colapso como es el caso actual en Andalucía, a centros residenciales habilitados para ello”.

Según la FOAM, ello debe de ir acompañado de la realización de test de antígenos o PCR semanalmente, según corresponda, a todos los residentes y trabajadores de las residencias, pues “no tiene validez ninguna realizar un test de antígenos a personas asintomáticas porque ello es como tirarlo a la basura”. “No queda otra si queremos comenzar a salvar vidas en las residencias”, afirma, antes de señalar que “afortunadamente, cada vez hay más voces en este sentido”.

La organización de mayores se refiere a un reciente informe publicado por el Instituto de Política y Bienes Públicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que analiza la gestión de las residencias.

El proyecto comparará 15 países europeos para analizar cómo ha afectado la pandemia a las residencias de mayores, aunque de momento solo está disponible la versión del caso español. Lo fundamental es, según uno de los expertos, “que cuando surja un caso, sospechoso o confirmado, se saque a esa persona de la residencia para que otros residentes vulnerables no enfermen”, como transcribe la FOAM.

Comentarios de Facebook