Compartir

El ex líder de Supertramp actuará este viernes 26 de julio en el Anexo del Estadio Gran Canaria (21.30 horas)

Todavía se pueden adquirir las últimas 300 entradas a la venta en los portales mastaquilla.es y en El Corte Inglés

 

Cantante, compositor, guitarra y teclista, Roger Hodgson celebra este año el 40º aniversario de la publicación de su disco más vendido, Breakfast in America (18 millones de copias), el penúltimo que grabó con la que ha sido su única banda, Supertramp. Y este viernes 26 de julio esa gira, con lo mejor de su amplio y reconocido repertorio, llegará al Anexo del Estadio de Gran Canaria, a partir de las 21.30 horas.

Hodgson llega a Gran Canaria después de haber agotado las entradas de su concierto en Madrid, dentro del ciclo Las Noches del Botánico, al igual que sucedió en Barcelona en el Festival Jardines de Pedralbes. Para el concierto de este viernes en Gran Canaria, las entradas están a punto de agotarse, quedan escasamente 300 entradas a la venta en los portales de www.mastaquilla.es y en El Corte Inglés. El cambio de localización (en un principio estaba previsto en el Gran Canaria Arena) respetará la distribución inicial y la ubicación de las entradas ya adquiridas, con la colocación de una grada frontal. Las gradas laterales se ubicarán en sillas, mejorando sensiblemente la acústica.

“Nunca me canso de cantarlas, lo cual es un milagro, y la gente puede sentir eso. Cuando toco esos primeros acordes, traen una sonrisa al instante a la cara de las personas”.

A sus 69 años, Hodgson sigue consolidando su carrera con un repertorio infalible, en el que figuran las canciones más sobresalientes que escribió para Supertramp -Give a Little Bit, The Logical Song, Dreamer, Take the Long Way Home, Breakfast in America, It’s Raining Again, School, Fool’s Overture-. Hodgson asegura que ese repertorio que le acompaña no es un ejercicio de nostalgia, “siempre tocaré las canciones que la gente quiere escuchar. Nunca me canso de cantarlas, lo cual es un milagro, y la gente puede sentir eso. Cuando toco esos primeros acordes, traen una sonrisa al instante a la cara de las personas”.

Cuando le proponen elegir su canción favorita, duda y prefiere no contestar, “es como elegir quién es tu hijo favorito, no deberías tenerlo. Incluso si lo tienes, no lo puedes decir”. Para Hodgson, hacer un concierto con estas canciones “es como hacer un viaje a través de mi vida”. De hecho, recuerda que algunas de las canciones publicadas en la recta final de su participación en la banda, como Breakfast in America, “las escribí cuando tenía solo 19 años, 12 años antes de grabarlo con Supertramp”.

Roger Hodgson sigue disfrutando con las giras, con los conciertos -más de 70 este año-. En 2019 arrancó en el mes de enero en Nueva Zelanda y finalizará en Canadá, una vida que le sigue dando energía, “me encanta lo que hago, sabré cuándo es el momento de parar, pero no creo que sea pronto”. La banda que suele acompañar a Hodgson en estos últimos años está compuesta por su inseparable Aaron Mcdonald (saxofón, teclados, armónica y coros), Bryan Head (batería y voz ), Kevin Adamson (teclados y coros) y David J. Carpenter (bajo y coros).

El compositor nacido Portsmouth (Inglaterra) sigue escribiendo canciones, aunque no las graba. Su motivación para seguir escribiendo canciones la encuentra en “el clima político, vivimos un gran momento de agitación, cambio y transformación, y me sorprende que en realidad no haya más músicos que escriban sobre lo que está sucediendo en el mundo”.