Compartir

En la categoría “Sal marina virgen”, la medalla de oro fue a parar a Gran Canaria, a las Salinas Bocacangrejo, elaborado por Martell Lozano SL, ubicadas en Vargas, municipio de Agüimes

Este concurso, organizado por el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, contó con la participación de 18 muestras de sales marinas, de las cuales 12 son de producción canaria.

Un comité evaluador conformado por 12 componentes, procedentes de las figuras de calidad, técnicos, miembros de la restauración y hostelería de Canarias, dieron su puntuación a las diferentes muestras participantes.

Ya en la edición del año pasado 2018, cosechó diversos premios, como Gran Medalla de Oro en la Categoría de Flor de Sal, Gran Medalla de Oro Sal Marina artesanal, Mejor Sal Marina Agrocanarias, Mejor Sal Marina de Canarias y mejor innovación, imagen y presentación.

Las Salinas Bocacangrejo se encuentran entre la desembocadura del barranco de Guayadeque y la playa de Vargas, y con casi 200 años de antigüedad, es una de las pocas salinas de Gran Canaria que conserva intacta su clásica construcción de barro. Desde fines del siglo XIX las Salinas Bocacangrejo han sido explotadas con mayor o menor producción y se llevan con tesón y sacrificio, extrayendo una excelente sal blanca, sin aditivos ni químicos. La calidad de esta sal se debe a su privilegiada situación, una zona de aguas limpias y transparentes.

Siempre presente en queserías, panaderías y cafeterías de la zona, su objetivo es devolver el valor de un producto 100% natural, artesanal y local, introduciendo la Sal Marina al pequeño consumidor a través de tiendas locales y extender su uso en cocinas comprometidas con la calidad y origen de sus ingredientes.

Para ello, se ha desarrollado un envase adecuado para su correcta conservación. Todos los productos son envasados manualmente. De esta forma, además de ofrecer un producto de calidad y cercanía, están defendiendo las salinas que todavía quedan como espacios de interés cultural, ecológico y paisajístico.