Compartir

El Consistorio capitalino cortará a partir del martes la circulación de vehículos en los dos carriles de salida de Santa Cruz a la altura de Las Asuncionistas y El Chapatal para efectuar las obras de mejora previstas en la recogida de pluviales dentro del recinto y todo su entorno

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife acometerá la próxima semana el cierre de dos carriles en el entorno del Parque La Granja con motivo de las obras de reforma y mejora del recinto que inició el Consistorio en octubre pasado con una inversión total de unos 900.000 euros, para corregir con carácter de urgencia los problemas de inundaciones que habitualmente se producían en la zona y convertir este espacio público en un lugar más atractivo para la práctica del deporte y el esparcimiento en la ciudad.

Las obras previstas para ejecutar el acondicionamiento de la red de recogida de las aguas de la lluvia en el interior del parque y todo su entorno entran en su tramo final y se realizarán en dos fases. La primera incluye el cierre a la circulación de vehículos de los dos carriles de salida de Santa Cruz a la altura de Las Asuncionistas y de El Chapatal, por un período de dos semanas, que obligará a desviar al tráfico hacia la Avenida Madrid y la piscina municipal.

Al cabo de ese tiempo, se reabrirán los carriles de salida y se cortarán los dos de entrada del mismo tramo con una duración de otras dos semanas hasta completar las obras.

Según ha señalado el concejal de Servicios Públicos, José Ángel Martín, “la obra ha avanzado a buen ritmo y entramos ya en su fase final” e indicó que, a pesar de las modificaciones de tráfico que provocará, se espera “una incidencia mínima” debido a la drástica caída de la circulación de vehículos durante estos días en la capital.

El edil, que antes de que comenzaran los trabajos mantuvo reuniones con los vecinos y vecinas de la zona para explicarles en qué consistirían, especificó que a continuación se cambiarán las tuberías por otras más modernas y con más capacidad de recogida del agua procedente de las precipitaciones, con el objetivo prioritario de “evitar nuevas inundaciones cada vez que llueva con cierta intensidad en Santa Cruz”.

Igualmente, se añadirá un nuevo circuito de calistenia y ya se está llevando a cabo la sustitución de los pavimentos de tierra de las pistas para correr por un suelo de polímero, de tal modo que, “aprovechando que se levanta la superficie”, detalló Martín, los operarios instalarán un riego impermeabilizante y una nueva red de recogida de pluviales basada en “un sistema de imbornales y cunetas para canalizar el agua y acabar por fin con las problemáticas avenidas de agua por la zona”.

Mientras tanto, ya se ha procedido a la mejora de la accesibilidad de los columpios para niños y niñas con movilidad reducida y está previsto que se dote de sombra al área de juegos, que como indica el edil, “era inexistente hasta el momento”.

El plazo de ejecución de la rehabilitación del parque, que por antigüedad y falta de actuaciones sufría un fuerte deterioro, ha sido ampliado para dotar a la ciudad de unas instalaciones más completas y modernas, “propias del siglo XXI y como merece Santa Cruz”.