Compartir

El Grupo Popular critica al gobierno de NC y PSOE por endosar la papa caliente a los municipios al verse desbordado por la “situación insostenible” en que se encuentra el centro pese a gastar más de un millón de euros

 Carlos Ester: “Por desgracia, se ha demostrado que adjudicar a dedo la gestión del albergue a una empresa especializada en urbanismo no era lo más adecuado para luchar contra el abandono y garantizar el bienestar animal”

 El PP acusa al consejero de Medio Ambiente de rebajar las cifras de animales sacrificados, pues de los 2.770 perros recogidos el año pasado, 511 murieron por eutanasia (20%), y otros 272 fallecieron por peleas en las jaulas o causas naturales

 

 

El Grupo Popular en el Cabildo de Gran Canaria ha lamentado hoy el “estrepitoso fracaso” del gobierno de NC, PSOE y los tránsfugas en la gestión del Albergue Insular de Animales, después de que el propio consejero de Medio Ambiente haya reconocido que la situación actual del centro en “insostenible y de extrema urgencia”.

El PP considera una grave irresponsabilidad que el gobierno insular, dos años después de adjudicar a dedo la gestión del albergue a la empresa Gesplan y tras gastar más de un millón de euros, “pretenda ahora pasarle la papa caliente a los ayuntamientos con el único fin de quitarse de encima un problema que ha sido incapaz de resolver”.

Según el portavoz del PP, Carlos Ester, “la decisión unilateral del Cabildo de prohibir a los municipios la entrega de más animales a partir del 1 de enero viene a confirmar, tal y como advertimos hace más de dos años, que dejar la gestión del albergue en manos de una empresa especializada en urbanismo no era la solución más adecuada para garantizar el bienestar animal, combatir el abandono y avanzar hacia el sacrificio cero”.

La casa por el tejado

Asimismo, el PP critica la “improvisación permanente” del gobierno insular en la lucha contra el abandono y el maltrato de mascotas, “pues lo razonable hubiera sido sentarse primero con los ayuntamientos, asociaciones y demás instituciones implicadas, pero empezaron la casa por el tejado y dos años después, al verse desbordados por su manifiesta incapacidad, es cuando lanzan un ultimátum desesperado a los municipios”.

Por otro lado, el PP acusa al consejero tránsfuga de Medio Ambiente, Miguel Ángel Rodríguez, de rebajar las cifras de animales sacrificados para intentar ocultar el fracaso de su modelo de gestión del albergue.

En concreto, de los 2.770 perros que entraron el año pasado en el albergue insular, 511 fueron sacrificados mediante eutanasia, lo que supone un 20%, y no el 10% que esgrime el consejero. Además, otros 272 canes murieron por peleas dentro de las jaulas o por causas naturales, con lo que la tasa de mortalidad alcanza el 30%.

El PP reprocha también al Cabildo la inoperancia del nuevo sistema de adopción online tras su decisión de restringir las visitas al albergue, “ya que en la página web tan sólo cuelgan foto de la mitad de los animales, una difusión escasa que reduce aún más las esperanzas de supervivencia de muchas mascotas”.

A esto se añade las pobres cifras de perros y gatos recuperados por sus dueños, dado que en la web no publican las entradas de mascotas encontradas en la vía pública, y no es hasta tres semanas después cuando aparece la foto para su adopción. Por este motivo, el dueño del animal, que tampoco puede acceder al recinto, no puede saber si ha sido trasladado al albergue.