Compartir

Es una labor que siempre se hace en silencio pero el voluntariado, una vez más, se hace imprescindible en situaciones de emergencia, y en este momentos, la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de San Miguel de Abona demuestra, nuevamente, estar a la altura de las circunstancias. En estos días de confinamiento, juegan un papel fundamental llegando a aquellas familias con menos recursos del municipio o aquellas otras personas que no puedan desplazarse por sí mismas para adquirir alimentos o material de primera necesidad.

Este colectivo, junto con la organización solidaria Cruz Roja Española en San Miguel, es hoy todo un referente de altruismo en uno de los momentos más delicados de nuestra sociedad.

Vaya desde aquí, nuestro reconocimiento y agradecimiento por su esfuerzo y labor de generosidad a estos dos colectivos a los que, además, últimamente, podemos ver por nuestras calles felicitando y entregando diplomas a los niños y niñas que cumplen años en estos días. Una iniciativa, que en coordinación con los servicios sociales municipales y la Policía Local,  tiene como propósito animar y ver cómo desde cualquier ventana asoma una gran sonrisa.