Compartir

La Consejería de Obras Públicas, Transporte y Vivienda agiliza los trámites para garantizar que las empresas de transporte público por carretera de las siete islas puedan ingresar estos fondos y contar con liquidez durante la crisis económica y sanitaria del COVID-19

El Gobierno de Canarias ha aprobado hoy, a petición del consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda, Sebastián Franquis, el gasto que permitirá al Ejecutivo destinar de forma inmediata una partida de 10 millones de euros a las empresas de transporte público terrestre de pasajeros de las siete islas en concepto de adelanto de la subvención del Bono Residente Canario de este año. La Dirección General de Transportes del Gobierno canario ha agilizado los trámites de este expediente en las últimas semanas para facilitar a las empresas del sector poder acceder a estos fondos públicos lo antes posible y que cuenten con liquidez mientras dure la crisis social, económica y sanitaria provocada por el coronavirus o COVID-19.

El consejo de Gobierno celebrado hoy ha autorizado el gasto de una partida global de ocho millones de euros que forman parte de la subvención y que la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda repartirá a partes iguales entre los cabildos de Tenerife y Gran Canaria para que estos a su vez los distribuyan entre las compañías de transporte insulares. Los dos millones de euros restantes de la subvención se repartirán, sin necesidad de autorización del gasto previa, entre los cabildos de las otras cinco islas y en el mismo periodo de tiempo que a las islas capitalinas.

El reparto de la subvención por islas queda de la siguiente manera:

Este reparto se realiza en base a los acuerdos alcanzados con los cabildos en función al número de habitantes de cada isla y a los usuarios del transporte público en las mismas.

El Bono Residente Canario fue lanzado el año pasado por el Gobierno regional con el fin de abaratar el transporte público terrestre para los residentes canarios en todas las islas, con la finalidad de favorecer aspectos fundamentales para la ciudadanía como la mejora de la calidad de vida de los canarios, la cohesión, el progreso y la igualdad de oportunidades. Actualmente hay más de 60.000 canarios inscritos como titulares de una tarjeta del Bono Residente.