Compartir

El Consistorio capitalino quiere negociar con el fondo de inversión Gramina Homes que ha comprado las viviendas, pero no logra localizar a ningún responsable, por lo que hace un llamamiento público para que contacten con el Ayuntamiento y escuchen su oferta antes de ejecutar cualquier lanzamiento

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife está trabajando contra reloj para tratar de evitar los desahucios previstos para los próximos días en el Edificio Alejandro del capitalino barrio de Nuevo Obrero en Ofra y que afectarían a una decena de familias, varias de ellas con menores a cargo. Concretamente la Concejalía de Atención Social y Vivienda, que dirige Marta Arocha, se encuentra en permanente contacto con la decena de vecinos y vecinos que allí viven y busca todo tipo de fórmulas para tratar de evitar el lanzamiento, también en coordinación con el Gobierno de Canarias.

Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife llevan semanas intentando contactar con el fondo de inversión Gramina Homes que ha comprado la mayor parte del edificio para buscar o negociar alternativas para estas familias, pero les está resultando “absolutamente imposible” localizar a algún responsable, puesto que “nadie descuelga los teléfonos”.

Por todo ello desde Concejalía de Asuntos Sociales se hace “un llamamiento urgente” para que algún representante de dicho fondo de inversiones se ponga en contacto “de manera inminente” con la concejala Marta Arocha o con cualquier miembro de su equipo con el objetivo de que puedan trasladarle una oferta y conseguir una solución que satisfaga a todos y todas.

Desde el Ayuntamiento capitalino se recuerda que las alternativas habitacionales que se pueden ofrecer a estos vecinos y vecinas en el municipio –que en muchos casos cuentan con menores a cargo-  son escasas después de la paralización durante más de 20 años en la construcción de viviendas sociales en el municipio. Es por ello que existe una necesidad de contactar de manera urgente con algún representante de dicho fondo para buscar soluciones a este caso concreto y a los que se puedan presentar en el futuro “porque la alternativa nunca puede ser dejar a familias sin un techo bajo el que vivir”.

Respecto a las alternativas a negociar, por parte del Consistorio de la capital tinerfeña se está abierto a todas las posibilidades, contemplando tanto alquileres como incluso la compra de viviendas, pero todo queda supeditado a que se puedan hacer llegar esas ofertas a Gramina Homes, de lo contrario nada evitará el lanzamiento dentro de escasos días de los vecinos y vecinas.