Compartir

​La tasa de desempleo en este trimestre se sitúa en el 21,03%, por lo que se hace evidente la necesidad de recuperar los incentivos a la contratación, desactivados en enero

La provincia de Santa Cruz de Tenerife consigue bajar la tasa de paro por debajo del 19%

Canarias ha creado en esta Legislatura 118.300 empleos. Ese es el dato positivo con el que la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido, quiere quedarse tras conocer los datos de la primera EPA de 2019. “El primer trimestre del año no suele arrojar datos positivos para Canarias, mucho menos si la campaña de Semana Santa se retrasa hasta abril”, afirmó la consejera en rueda de prensa. “El dato se corregirá con toda seguridad en la EPA del segundo trimestre, aunque en éste diversos factores hayan propiciado el aumento de la tasa de desempleo hasta el 21.03% con una tasa de actividad del 60.03%”. No obstante, la consejera insiste en que “el crecimiento del 15,28% en el porcentaje de ocupados de esta Legislatura es un dato que no podemos obviar, y es el que debemos tener en cuenta, más allá de fluctuaciones circunstanciales y estacionales”. En Canarias, hay 98.800 parados menos desde que comenzó este mandato.

En cuanto al incremento del número de personas en paro en el último trimestre Valido manifestó la posibilidad de que “pueda generar incertidumbre para la contratación no saber qué va a pasar con las medidas que para el empleo en Canarias, entendíamos garantizados pero que ahora estamos a la espera de confirmación como el Plan Integral de Empleo de Canarias”

La consejera hizo hincapié en que “a partir de enero se desactivaron las medidas de incentivación del empleo recogidas en la disposición adicional primera de la Ley 11/2013, de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo”.

En este sentido insistió en la misma rueda de prensa el director general de Trabajo, José Miguel González, que argumentó la dificultad añadida para las Islas de que “en momento de incertidumbre como el actual, en el que los planes de expansión de las empresas ya no son igual que el año pasado, el Estado no mantenga unos incentivos que contrarresten cualquier alteración en el mercado”.

“No cohesionar territorialmente a Canarias -añadió- equilibrar su lejanía, estacionalidad y fragmentación con respecto a las ventajas que tiene el territorio Peninsular, conlleva estos parámetros que originan a corto plazo alteraciones en la tasa de paro”.

González insistió también en las consecuencias de desactivar las bonificaciones para los colectivos con más dificultares como “los mayores de 45 años, con déficit formativoy que necesitan reorientarse”. Para estos colectivos explicó “son importantes las políticas formativas del SCE pero también las propias bonificaciones a la contratación que les permitirán acudir en situación de ventaja competitiva a optar a una contratación”.

Las medidas de fomento de la contratación establecidas en los artículos 9 al 13 de esta Ley se mantenían en vigor hasta que la tasa de desempleo media en nuestro país se situara por debajo del 15 por ciento. Pese a que nuestra comunidad, igual que otras 5 comunidades autónomas, Ceuta y Melilla acumulaban en el tercer trimestre de 2018 el 44% de los parados en España y seguían por encima del 15%.

La diferencia entre provincias es notable, no obstante. Mientras que en la provincia de Santa Cruz de Tenerife se consigue bajar la tasa de paro al 18,94%, situando su tasa de actividad en un 60,48%; la provincia de Las Palmas sube hasta el 23.04% y una tasa de actividad del 59,62%.

Por sexos, de nuevo las mujeres están por encima de la media general, con un 21,69% de tasa de desempleo frente al 20,46% de la tasa de paro masculino en ambas provincias, con una tasa de actividad del 55,24% y del 64,97% respectivamente.

Lo más destructivo de esta desactivación fue la derogación del la bonificación de la Seguridad Social del contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores, una medida tomada para favorecer la creación de empleo para empresas de menos de 50 trabajadores, el 99,21% en las Islas, que ahora ya no podrán formalizar este contrato. Esto significa que se han perdido las bonificaciones de la Seguridad Social en la cuota empresarial, logradas para Canarias en 2017, para la contratación indefinida de jóvenes de entre 16 y 30 años, o mayores de 45 años, especialmente intensificadas para mujeres en ocupaciones donde están menos representadas.

“Si se fijan”, señaló la consejera, “El paro juvenil es el que más ha crecido según esta última encuesta y se sitúa en el 45,09%, lo que supone una subida del 7,79% frente al incremento del 1,04 de tasa de paro general. Sube más, justo el colectivo más afectado por las medidas de fomento del empleo derogadas por el Estado”.

Se ligaban también a esta disposición transitoria también se derogaron:

Incentivos a la contratación a tiempo parcial con vinculación formativa, artículo 9

Contratación indefinida de un joven por microempresas y empresarios autónomos, artículo 10

Incentivos a la contratación en nuevos proyectos de emprendimiento joven, artículo 11

Primer empleo joven, artículo 12

Incentivos a los contratos en prácticas, artículo 13.

Canarias ya defendió entonces que la articulación de las medidas de incentivación a la contratación no puede establecerse mediante un nivel desactivador global, la tasa de paro nacional, sino que debe adaptarse territorialmente, manteniendo vigentes los incentivos a la contratación en aquellas Comunidades Autónomas con una alta tasa de paro, cosa que hasta el momento aún no se ha conseguido.​