Compartir

Se trata de las ayudas del Gobierno de Canarias destinadas a “la realización de programas de interés general con cargo a la asignación tributaria del IRPF en el ámbito de la Comunidad Autónoma”

 

La Diputación del Común ha recibido numerosas quejas por parte de distintas asociaciones por su exclusión en las subvenciones del Gobierno de Canarias destinadas a “la realización de programas de interés general con cargo a la asignación tributaria del IRPF, en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias”.

En la convocatoria de 2019, la adjunta Especial de Igualdad y Violencia de Género, Beatriz Barrera, ya mantuvo un encuentro con algunas de estas asociaciones por su exclusión en las convocatorias de ejercicios anteriores. Es por ello que la Institución decidió iniciar una investigación de oficio para recomendar, en primera instancia, eliminar la cofinanciación como requisito para presentar proyectos subvencionables, así como la recuperación para este subsidio de la línea específica para las entidades de atención especializada en Canarias para mujeres en riesgo de exclusión, tal y como la contemplan el Estado y la mayoría del resto de comunidades autónomas. De igual manera, se recomendaba la publicación de la adjudicación de las ayudas a la mayor brevedad posible. Recomendaciones que fueron aceptadas por la Consejería de Derechos Sociales e Igualdad del Gobierno de Canarias, cerrándose así la investigación de oficio de forma favorable.

No obstante, en la convocatoria del presente ejercicio se han excluido de las subvenciones a las pequeñas y medianas asociaciones de mujeres en riesgo de vulnerabilidad y sus hijos menores MARARÍA, A TÍ MUJER, GARA, Mercedes Machado y la Federación Arena y Laurisilva; así como a asociaciones como las de Familias Monoparentales de Canarias (AFAMOCAN), de Parkinson de Gran Canaria, la Asociación Corazón y Vida, la de Reinserción Social de Menores Anchieta, de Alzheimer de Canarias, asociaciones como las de Cáncer de Mama de Tenerife  (AMATE), la de Ayuda a personas dependientes (APEDECA), o asociaciones como las de niños con Cáncer Pequeño Valiente de Las Palmas, la de familias de personas con Autismo (APNALP), la asistencial NAHIA y la Fundación Canaria Oliver Mayor contra la Fibrosis Quística Las Palmas y Tenerife.

Todas ellas han presentado su descontento ante la Institución denunciando su exclusión de estas subvenciones, al seguir produciéndose una discriminación en la aplicación de algunos aspectos del baremo de este subsidio, que las desplaza directamente frente a grandes entidades u ONG que operan en todo el territorio nacional y con mayor capacidad financiera. De esta forma, solicitudes para proyectos tan necesarios como el de Piso Tutelado de la Federación Arena y Laurisilva quedan excluidos de forma fulminante de la convocatoria, entre otros muchos.

En lo que respecta al área de Igualdad y Violencia de Género es fundamental tener en cuenta que Canarias es la quinta comunidad autónoma con mayor número de mujeres asesinadas por violencia de género entre el año 2003 y 2020, y la segunda con la tasa más elevada en llamadas al 016, por lo que el soporte a este tipo de entidades que protegen y velan para que estos datos no sigan aumentando es crucial.

Por ello, Beatriz Barrera afirma que “debemos apoyar a las asociaciones del Tercer Sector con una amplia trayectoria y largo recorrido atendiendo a las víctimas de violencia de género y a sus hijos cuando las administraciones a veces no pueden hacerlo”. En este sentido Barrera entiende que  “se deben aplicar nuevos criterios y medidas correctoras tanto para el 2020, como para ejercicios futuros. Lo justo sería la implantación de distintas convocatorias destinadas a grandes ONG y otras a asociaciones de carácter insular o provincial, consiguiendo así separar dos realidades muy distintas y evitando la exclusión de estas pequeñas y medianas entidades”.