Quantcast

Denuncian espionajes a movimientos sociales y organizaciones independentistas

El colectivo de abogados Alerta Solidària ha presentado una querella por los presuntos delitos de usurpación de estado civil, identidad digital y revelación de secretos a la portavoz de la organización juvenil independentista La Forja, en el marco de una supuesta trama de espionaje a movimientos sociales de Cataluña que varias organizaciones independentistas han hecho pública este miércoles.

La querella, presentada el lunes, detalla que se desconoce la identidad de los autores, y recoge un correo electrónico enviado desde su mail corporativo de la universidad que “en ningún caso envió ni autorizó a nadie a escribir en su nombre”, y en el que se proporcionaba un teléfono de contacto que tampoco era el suyo, y reclama investigar la IP que se usó para mandarlo así como la titularidad del móvil.

Varias organizaciones independentistas han dado este miércoles una rueda de prensa frente a la Conselleria de Interior en la que el letrado de Alerta Solidària Xavier Pellicer ha afirmado que han “destapado una trama de espionaje al independentimo y a los movimientos sociales que apunta en algunos casos a la Generalitat”, y que según ha publicado ‘La Directa’ también ha afectado a periodistas de VilaWeb y está supuestamente relacionada con los Mossos d’Esquadra y el Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació de la Generalitat (CTTI).

Pellicer ha explicado que desde enero de 2020 varias organizaciones de izquierdas y movimientos sociales han “recibido correos electrónicos falseados por parte de actores desconocidos, con la clara intencionalidad de obtener información interna” como sus organigramas, estatutos y calendarios de reuniones.

Ha afirmado que también ha afectado al Sindicat de Llogaters, además de grupos libertarios y de la Esquerra Independentista, y ha aclarado que “no en todos los casos se ha podido acceder a las IP y saber de dónde provenían” aunque ha asegurado que algunas provenían del CTTI y del complejo central de Mossos, otras seis de Madrid y una de Vic (Barcelona).

La portavoz de La Forja, Lluna Berlanga, quien ya se ha querellado por estos hechos, ha llamado a hacer “una denuncia colectiva contra las prácticas delictivas cometidas en el cuerpo de Mossos”, de quienes ha dicho que hacen juego sucio.

“Una parte del cuerpo está luchando en la trinchera del Estado español. Harán lo que haga falta, pisarán los derechos civiles y las leyes que sea necesario para hacer frente al independentismo y a los movimientos sociales”, y en referencia al Govern ha pedido que investiguen el caso y expulsen a los agentes que puedan estar implicados.

Por su parte, la portavoz de Arran, Adriana Roca, ha asegurado que además de recibir mails de falsos remitentes, “se ha accedido a dos cuentas corporativas de la organización” para enviar mensajes pidiendo información interna y enviar correos al Sindicat de Llogaters, al grupo de apoyo a los detenidos en la operación Judas y a portavoces del colectivo de abogados Alerta Solidària.

“Como mínimo en dos ocasiones me han enviado, a mí como portavoz de Arran, correos a mi mail personal pidiendo información sobre el organigrama con el pretexto de invitarme a charlas”, y ha asegurado que se trata de una práctica habitual de control social.

CONSELLERIA Y MOSSOS LO NIEGAN

En un comunicado tras publicarse estas informaciones, la Conselleria de Políticas Digitales ha afirmado que no ha “realizado ninguna actuación de espionaje, ni suplantación de identidad, ni accesos no autorizados”, y ha señalado que la red corporativa de la Generalitat está centralizada y la gestiona el CTTI, de modo que la administración navega principalmente con IP adscritas al CTTI.

“Las conexiones desde cualquier ordenador ya sea una escuela, una delegación del Govern o cualquier otra dependencia aparecen siempre con el nombre del CTTI”, ha explicado, y ha señalado que la función del centro es dar conectividad a toda la Generalitat.

Por su parte, los Mossos han negado también en un comunicado que hayan suplantado identidades digitales, y han remarcado que siempre que sus agentes “realizan diligencias de investigación en calidad de policía judicial, lo hacen bajo control judicial”.

El cuerpo policial ha añadido que “en el ejercicio de estas funciones, los Mossos d’Esquadra no han llevado a cabo ninguna acción como la que describe el artículo ni similar”.

Comentarios de Facebook