domingo, 19 mayo 2024 1:21

El plan de Paula Badosa para evitar acabar como Garbiñe Muguruza

Paula Badosa ha acudido a su antiguo entrenador para alcanzar sus metas

Paula Badosa, relegada en el ranking de la WTA al puesto 124 tras su participación en el Mutua Madrid Open, busca revitalizar su carrera a los 26 años. Tras enfrentar varios desafíos físicos en los últimos meses, particularmente relacionados con su espalda, la tenista ha optado por retroceder y reconectar con su pasado. Por ello, ha vuelto a contar con David Antona como su preparador físico, quien también colabora con otras figuras destacadas del deporte español como Willy Hernangómez y Alejandro Galán.

Fue el propio Antona quien anunció la noticia en sus redes sociales: «Estamos de vuelta juntos, llenos de ilusión por alcanzar nuestras metas. Sabemos lo que queremos y estamos dispuestos a lograrlo. Trabajo, paciencia, determinación y confianza en el proceso. ¡Vamos a por todas!», escribió. El preparador acompañó el mensaje con una foto de ambos en el gimnasio.

Paula Badosa
Paula Badosa

Paula Badosa llegará a Roma con mucha presión

La próxima semana, Badosa se dirige a Roma con la presión de defender 215 puntos de los cuartos de final de la edición anterior. Una derrota temprana la colocaría al borde de salir del top 200. Hace exactamente un año, en el Foro Itálico, comenzó una serie de dificultades de las que aún no ha logrado salir y que le están condicionando muchísimo.

A lo largo de su carrera, Paula ha tenido que retirarse en un total de 33 partidos, tres de los cuales ocurrieron en la temporada actual: en Hua Hin, Dubái y Stuttgart. En los dos últimos casos, dejó la pista visiblemente afectada, entre lágrimas. Es precisamente por eso por lo que Badosa está probando con otras terapias alternativas para poder mejorar y dar lo máximo en la pista.

Inyecciones de cortisona

Antes de su debut en el Mutua Madrid Open, Paula compartió su visita a los médicos en Indian Wells para tratar la lesión en la espalda que la ha afectado desde Roma 2023: «Me advirtieron que sería muy difícil seguir adelante con mi carrera. Probamos inyecciones de cortisona y me indicaron que esas eran las únicas opciones disponibles. Me dijeron: ‘Quizás necesitarás seguir haciéndolo si deseas jugar por algunos años más'».

Bajo la tutela de Antona, alcanzó el puesto número 2 del ranking mundial en abril de 2022. Sin embargo, en octubre de ese mismo año, tomaron caminos separados. Desde entonces, la española ha tenido tres ausencias en los cinco Grand Slam en los que podría haber participado, además de perderse numerosos partidos debido a las lesiones sufridas que ahora intenta arreglar.