Después de Uber y Cabify, esto es lo que Toyota afirma sobre el futuro de los coches eléctricos

Estamos inmersos en una era de cambios rápidos en el ámbito de la movilidad, donde tanto las demandas de los usuarios como las regulaciones están dando forma a nuevas soluciones. La movilidad eléctrica, el carsharing y las plataformas de transporte como Uber o Cabify responden a las necesidades cambiantes de los consumidores, mientras que las regulaciones buscan abordar los desafíos emergentes, en particular, la lucha contra el calentamiento global.

Image 9 3

Esto es lo que Toyota afirma sobre el futuro de los coches eléctricos

Image 9 2

Europa, con su parque automotor de 338 millones de vehículos, ha liderado la transición hacia la descarbonización. Estableciendo el ambicioso objetivo de prohibir la fabricación de automóviles de combustión para 2035, el continente se enfoca en allanar el camino para los vehículos eléctricos de batería (BEV) y en fortalecer las normas anticontaminación con la entrada en vigor prevista de la norma Euro 7 en 2026.

Toyota, como principal fabricante mundial, ha presentado recientemente su visión futurista durante el V Kenshiki Forum. Yoshihiro Nakata, presidente y CEO de Toyota Motor Europe, destacó el compromiso de la marca con la movilidad inclusiva y su apuesta por los vehículos eléctricos (BEV). Aunque consciente de los desafíos, como los costes de adquisición de los vehículos eléctricos, Nakata subraya la responsabilidad de Toyota en popularizar la movilidad de cero emisiones y trabajar para reducir los costos, especialmente derivados de las baterías.

Enfrentándose a la compleja problemática de reducir los costes de los vehículos eléctricos, Yoshihiro Nakata, presidente de Toyota Motor Europe, reconoce que la responsabilidad recae en la empresa para popularizar la movilidad de cero emisiones. La compañía japonesa está inmersa en el desarrollo de soluciones innovadoras, como la adopción de baterías tipo LFP, utilizadas por otros fabricantes como Tesla o BYD, y contempla llegar a soluciones en estado semisólido o sólido, que ofrecen mayor eficiencia y economía.

A pesar de ser el principal fabricante de vehículos en 2022, con una producción cercana a los 10,5 millones de vehículos, que incluyen modelos híbridos con motor de gasolina, Toyota está comprometida con la descarbonización. El año pasado, Toyota Motor Europe anunció su objetivo de lograr la neutralidad de carbono a nivel global para 2040, anticipándose en una década en Europa, con el objetivo de 2030.

En cuanto a la normativa Euro 7, Nakata expresa su descontento con la aplicación de una reglamentación anticontaminación que impone inversiones millonarias en tecnologías con una vida útil limitada. A pesar de la complejidad y el aumento de costos asociados, señala que Toyota cumplirá con la normativa, aunque critica la falta de consulta a los fabricantes durante su formulación y aboga por un enfoque más flexible.