Los peligros del amianto en las casas

El amianto es un material que, desde hace muchísimos años (o siglos más bien), se ha convertido en uno de los materiales más usados a la hora de la construcción de casas, oficinas y demás edificaciones, si bien es verdad que cada vez se extiende más la moda de las casas de madera. Un componente que también se le conoce como asbesto y que posee multitud de usos.

El problema es que el empleo del amianto también pude ser nocivo y seriamente perjudicial para la salud de las personas y, en general, para todos aquellos que entran en contacto con él (todo lo contrario que sucede con los arándanos). Y lo peor de todo esto es que la mayoría de los ciudadanos desconocen los problemas que pueden acarrear la convivencia con este material.

Por eso precisamente hemos elaborado este reportaje, para que seas consciente de los graves problemas de salud que pueden acarrearte el estar expuesto al amianto. Lee con atención porque es muy importante que entiendas qué es el amianto, sus propiedades y sus principales inconvenientes.

El amianto y su uso en la construcción

Cómo Reconocer El Amianto

El amianto experimentó uno de sus puntos álgidos a partir de comienzos del siglo XX. Y de todos los campos en los que empezó a utilizarse con mayor predominancia, el sector de la construcción fue el que mayor uso comenzó a realizar del amianto.

Ya hasta bien entrada la década de los 90 y en un ciclo que comenzó desde el final de la Guerra Civil, los techos de muchas de las casas y naves que se construían en aquel entonces tenían como base el amianto. Y a esto se suman multitud de tubos de salidas de humos y de transporte de fluidos.

Otras construcciones que también usaron el amianto como base fueron los auditorios (por su insonorización), así como teatros y salas de cine. De hecho, los recintos más antiguos de este estilo todavía presentan el amianto como principal material en su construcción.