Quantcast

Qué son los días hábiles

Los días hábiles no se cuentan de igual manera, dependiendo del contexto en el que estemos utilizando la expresión. La noción común es que los días hábiles son todos aquellos en los que se trabaja, pero en una sociedad como la que tenemos hoy, en la que es posible que se trabaje todos los días, es necesario aclarar la noción de los que son días hábiles y de cómo se diferencias de los otros tipos de días que existen.

¿Qué son los días hábiles?

¿Qué son los días hábiles?

Esto va a depender del contexto en el que estemos utilizando esta expresión. En el caso de los trabajadores, es común que no sepan el modo en que deben contarse a los efectos de consignar una solicitud para obtener un permiso que sea retribuido en caso de una hospitalización, o una emergencia, por eso es mejor que expliquemos primero cuantas clases o tipos de días existen.

¿Cuántas clases o tipos de días existen?

Para comenzar, los días se pueden clasificar en naturales, hábiles, inhábiles o laborables, y todos ellos aparecen en un calendario laboral, no obstante expliquemos sus diferencias, para que aprendamos a distinguirlos.

¿Qué es un día natural?

Un día natural es cualquiera de los 365 días que componen el año, salvo que se trate de un año bisiesto, que son aquellos que tienen 366 días, y según este concepto son los días que transcurren uno después de otro, sin hacer distinción en que se trata de un día de la semana, del fin de semana, que sea un día normal o un día festivo. Todos los días son días naturales.

¿Qué es un día laboral?

¿Qué es un día laboral?

Un día laboral es aquel día de la semana en el que efectivamente se tiene que trabajar. De modo que, para utilizar una regla general, los días laborales son de lunes a sábados, excluyendo los días domingos y los días que sean festivos, aunque éstos últimos también podrían ser considerados como laborales dependiendo del tipo de actividad a la que se dedique la empresa o el organismo para el cual trabaja un individuo.

También la zona geográfica puede influir en la determinación de lo que debe entenderse por un día laboral. Por ejemplo, en una planta eléctrica, todos los días son laborales para los trabajadores, porque el servicio que presta no puede ser detenido, por ello, los trabajadores tienen turnos de trabajo, que son determinados por el departamento u oficina de personal del mismo, y cada ciertos días, se concede el día o los días de descanso que correspondan a cada trabajador.

Si eres un médico o una enfermera o enfermero que trabaja en un servicio de emergencia de una institución hospitalaria, ocurre lo mismo, porque tienen que permanecer abiertos al público las 24 horas del día los siete días de la semana, así que a los efectos del servicio, todos son días hábiles.

Con respecto a la determinación de los días laborales por causa de la zona en la que está ubicada la actividad que realizan los trabajadores, el mejor ejemplo es la agricultura, porque en época de cosecha, es normal que se trabajen todos los días en la recogida de los frutos, entonces todos son días hábiles, pero en otras épocas del año, sobre todo en la que viene después de la cosecha, no son todos los días laborales, por lo que es posible hacer pausas.

¿Qué es un día hábil?

Aquí es donde las cosas se complican, sobre todo cuando estamos realizando alguna actividad o procedimiento administrativo ante una oficina o ente público. Para comenzar, los días hábiles son aquellos que han sido designados conforme a una ley como idóneos para ser tomados en cuenta, a los efectos de los cómputos de los plazos o para realizar determinadas actividades o actos.

De acuerdo con la reforma que se hizo en España por la Ley 39/2015, los días hábiles son desde los días lunes hasta los días viernes, salvo que alguno de ellos sea calificado como inhábil.

¿Qué es un día inhábil?

¿Qué es un día inhábil?

Las disposiciones de la ley indican que los días inhábiles son los días sábados, los días domingos y los días declarados festivos. El Boletín Oficial del Estado, BOE, en diciembre de 2017, los definía de la siguiente manera:

  • En todo el territorio español: los días sábados, los días domingos y aquellos días que hayan sido declarados como festivos en el ámbito nacional no sustituibles, o aquellos sobre los cuales todas las Comunidades Autónomas no han hecho uso de su facultad de sustitución, por tanto no se consideran días hábiles.
  • En los ámbitos territoriales de las Comunidades Autónomas: son los días que en cada Comunidad Autónoma han sido declarados como festivos, que no serán días hábiles en esa comunidad.
  • En el ámbito territorial de las Entidades que se integran en la Administración Local: son los días que en cada Comunidad Autónoma han sido declarados como inhábiles en sus respectivos calendarios, por lo que no serán días hábiles en esa determinada localidad.
  • Los que así sean declarados inhábiles por decisión judicial: que tuvimos lamentablemente que experimentar durante la pandemia, cuando el Supremo también tendrá la última palabra.

Parecen lo mismo pero no son iguales

Para muchos individuos, todos los días son iguales, pero cuando tenemos que realizar una gestión de la que esperamos una respuesta, nos encontramos con la sorpresa de que nos indican que tenemos que dejar transcurrir una x cantidad de días hábiles, y son distintos a los días calendario, así que no sabemos cómo contarlos.

Además, dependiendo de la Comunidad Autónoma de que se trate, o del ente local en el que estemos haciendo la gestión, es muy probable que dentro de ese lapso de días hábiles que nos dan existan días que han sido declarados festivos o inhábiles sólo en esa Comunidad o localidad.

La forma más sencilla de poder determinar que se entiende por días hábiles, es contando los días sólo de lunes a viernes, y averiguar si entre esos días cae alguno que sea fiesta nacional, o que haya sido declarado inhábil por la Comunidad Autónoma o por el Gobierno Local.

Otro aspecto muy importante es que los días hábiles se cuentan desde el día siguiente a aquel en el que realizamos nuestra solicitud o iniciamos el procedimiento. Por ejemplo, si lo hicimos un vienes, el primer día que debemos contar como hábil es el día lunes siguiente, siempre que no sea un día de fiesta nacional, autonómico o local.

No obstante, si lo que nos han dado es un plazo y este termina en un día inhábil, automáticamente se entiende que el plazo se prorroga para el día hábil inmediato siguiente.

Días hábiles en el ámbito judicial

Días hábiles en el ámbito judicial

Ahora bien, si se trata de un procedimiento ante los Tribunales, hay que tomar en cuenta que siempre que la Ley o en el Derecho de la Unión Europea no se indique de otra manera, los plazos establecidos por días, se cuentan por días hábiles, esto es, excluyéndose los días sábados, los días domingos y los días que hayan sido declarados como festivos, y los que cada poder judicial excluya, como pasó en 2021, cuando los días del 24-D al 1-E fueron inhábiles para las actuaciones judiciales.