Quantcast

Morat empieza una nueva etapa en el Wizink Center de Madrid

Mucho puede pasar en 6 años. Una pandemia, el primer gobierno de la izquierda en Colombia y toda la presidencia de Donald Trump. En ese caos absurdo una generación necesitaba aquellas ‘Silly love songs’ que decía Paul McCartney y parece que en los Morat han conseguido algunos de sus mejores exponentes en el mundo hispanohablante. Con un cuarto disco recién estrenado, ‘Si Ayer Fuera Hoy’, el grupo tomará hoy la tarima del Wizink Center para emprender esta nueva etapa.

Es un disco que tenía quizás demasiado tiempo en la gaveta, según cuentan lo terminaron de grabar en marzo del 2021. Además, es un trabajo bastante valiente, donde se desprenden un poco de sus influencias más bailables apostando por sonidos pop que por momentos rozan en el indie de figuras como Mumford and Sons. Es una transformación que tiene sentido tras escucharlos hablar y saber que entre sus primeros conciertos se cuentan nombres tan disimiles como Dream Theater y Juan Luis Guerra, y para una banda que entre sus colaboradores pueden presumir a Sebastian Yatra, Aitana y Zoé.

ESPERAN SUBIR SU NIVEL

No es que los Morat se hayan quedado cortos con sus conciertos anteriores, pero poco a poco son cada vez más ambiciosos, «Subimos el nivel con este concierto», aseguran con una emoción evidente. La pequeña muestra que dieron en los Premios 40 principales es un ejemplo de instrumentación más variada, un juego de luces y pantalla que crece más todos los días y un control del público que muchos artistas presentes deben haber visto con envidia.

Es que son un grupo que está justamente en ese punto dulce donde ya tienen la experiencia de los grandes escenarios, pero aún tienen nuevos éxitos que la gente quiere corear. Se hizo evidente con la receptividad del público con la recién estrenada ‘506’ en el Wizink ese viernes, un tema en el que además cuentan con Juanes un músico que muy probablemente sea su principal influencia, y que ya ha firmado dos sencillos con sus coterráneos.

EL DISCO MÁS COMPLETO DE MORAT

Para la banda lanzar el nuevo disco es importante no solo por el tiempo que tienen planeando el lanzamiento. «Desde que terminamos de grabarlo no moríamos por lanzarlo», aseguran. Lo cierto es que es un trabajo donde se nota cierta madurez lírica que se ha venido formando desde ese primer trabajo, y una mayor confianza en ellos mismos para hacer arreglos más alejados del mundo comercial.

No es que los chicos de Morat esten intentando ser Radiohead. Pero lo cierto es que las canciones del disco no parecen pensadas para bailes de Tik Tok, son composiciones pop limpias, bien compuestas, y con una de las producciones más impecables que se pueden conseguir en el género en Latinoamérica, cortesía de Juan Pablo Isaza vocalista y guitarrista que además firma casi todos los temas del disco desde los controles.

POR LA CONQUISTA DE ESTADOS UNIDOS

El show en el Wizink será el último en el mundo hispano por un tiempo. Los colombianos empezarán 2023 llevando su nuevo disco a Estados Unidos un territorio que de momento aún se les resiste, aunque empiezan a tener más seguidores en el país a medida que aumenta la cantidad de personas de habla hispana en Estados Unidos una tendencia que no parece estar por detenerse.

Es un paso interesante y como Juanes parecen querer conquistar ese mercado sin recurrir a cantar en inglés. Esta meta tan ambiciosa ocurre en un buen momento para la banda, están más unidos que nunca y a un nivel compenetración que pocas agrupaciones tan jóvenes pueden presumir.

UN FUTURO PROMETEDOR

Después de esta gira el grupo deja abiertos sus planes. Lo cierto es que la mayoría de los miembros tienen otros proyectos en paralelo. Isaza fundó la productora Mapache, el bajista Simón Vargas Morales publicó su primera novela en 2020 ‘A la orilla de la Luz’ además de un pódcast junto a la mexicana Nath Campos y el baterista Martín Vargas Morales fundo su propia marca de ropa, GNrL studios. Solo el vocalista Juan Pablo Villamil Cortés se dedica, de momento, únicamente a Morat. 

A pesar de eso parecen bastante cómodos como el grupo. Si su química en tarima se repite hoy en el Wizink será uno de los mejores conciertos del año para sus fanáticos, y si siguen creciendo pronto serán una parada obligatoria del panorama musical de Latinoamérica, si es que no lo son ya.