Quantcast

Ventajas de los modelos de casas prefabricadas de The Concrete Home

Los modelos de construcción de vivienda han ido evolucionando, y por suerte ya no hay que optar por el tradicional si no queremos, pues ahora podemos escoger casas prefabricadas de una calidad muy alta.

The Concrete Home cuenta con ejemplos de casas prefabricadas y es una de esas empresas que ha cambiado el concepto que todos teníamos sobre este tipo de hogares, llevándolo más allá gracias a los materiales que usa.

Viviendas con muros de hormigón

Cuando pensamos en una casa prefabricada siempre imaginamos materiales de baja calidad y que no van a durar mucho tiempo, algo que se debe a que durante décadas las viviendas prefabricadas se han construido así.

En este caso nos traen un concepto diferente, ya que los muros se levantan con hormigón, un material cuya resistencia al paso del tiempo está fuera de toda duda, al conseguir paredes con un aguante enorme y que apenas requieren de mantenimiento.

Rapidez en la construcción

Aquel que haya estado relacionado con la construcción de una casa desde cero sabe que no es un proceso rápido y que siempre hay complicaciones, por lo que los tiempos se alargan hasta el infinito.

Esto no ocurre aquí, puesto que una vez que se firma el proyecto todo está terminado en unos ocho meses como máximo, que es lo que tardaremos en entrar a vivir en nuestra casa nueva.

Se pueden ampliar

Este tipo de vivienda se suele poner en un terreno grande, de manera que si tenemos espacio se puede ampliar colocando más módulos, algo que no afectará a la estructura.

La pandemia nos ha demostrado que de repente podemos tener nuevas necesidades, como más espacio para aislarnos de la familia unos días o el poseer una zona destinada al teletrabajo o estudiar a distancia.

Con una vivienda tradicional esto es imposible, pero con las de The Concrete Home es tan sencillo como encargar otro módulo y esperar a que lo coloquen.

Se ahorran costes

Es importante aclarar que las viviendas que hace esta empresa no son casas baratas, pero sí es cierto que, si comparamos los costes con los de otra construcción de similares características hecha al modo tradicional, los gastos son sensiblemente inferiores.

El ahorro no deriva de unos materiales de peor calidad, sino del sistema de ensamblaje que necesita menos mano de obra, y lo mismo pasa con la construcción de los muros exteriores, la cual no se hace ladrillo a ladrillo, sino que la lleva a cabo una máquina en un entorno controlado.

Son personalizables

Que buena parte de la casa se construya de forma industrial no significa que no sea posible personalizarla. De hecho, sí se puede y se escogen acabados, revestimientos e incluso no hay problemas en hacer piezas a medida para adaptarse al entorno o a los gustos del cliente.

Las viviendas prefabricadas han cambiado mucho en los últimos años, y de hecho tenemos a empresas como The Concrete Home, la cual nos ofrece un concepto diferente, el de una vivienda de lujo con materiales muy resistentes y altamente personalizable.