Cómo convertir el tomate frito de bote en uno casero

La salsa de tomate es una de las elaboraciones básicas, y fundamentales, de la gastronomía. Es fácil de hacer y podemos hacerla en casa, pero no siempre disponemos de tiempo o ganas de cocinar. Para estos casos, las conservas de tomate frito bien pueden ayudar a sustituirla. Basta con abrir una lata, y unos sencillos pasos, para transformarla a una casera. El resultado será muy bueno, solo agendo algunas especias, hortalizas y otros ingredientes. Es posible personalizar una salsa de tomate de bote, dándole un toque especial. A continuación te explicamos cómo hacerlo…

Cómo se hace el tomate frito

Cómo Se Hace El Tomate Frito

El tomate frito que tantas veces utilizas para preparar tus platos, y la ventaja es que lo puedes condimentar como más te guste y no tiene ningún aditivo: ni conservantes, ni espesantes, etc. Como el tomate está compuesto por un 94 % de agua, para que se fría en el aceite, primero tiene que perder gran parte de esa agua por evaporación. Este proceso requiere mucho tiempo: fuego lento, para no salpicar cuando hierve y para no perder la pulpa. Por eso muchas veces te da pereza freír el tomate y terminas comprándolo en el supermercado.