Quantcast

Razones para realizar una endodoncia

Cuando un diente se encuentra vulnerable y es propenso a caerse por factores relaciones con una infección o inflamación, la endodoncia permite salvar el diente. Este tratamiento odontológico es una solución eficaz que evita la propagación de muchas patologías de los dientes a la sangre y previene graves afecciones.

Este procedimiento debe ser llevado a cabo por un dentista profesional acreditado como endodoncista para esta función como el equipo de expertos de Clínica Dental Ruiz de Gopegui. Este centro cuenta con la presencia del Dr. Daniel Manzano, especialista en endodoncia con experiencia.

¿Para qué pacientes está pensada la endodoncia?

La endodoncia es un tratamiento que se apoya en la extracción de la cavidad más profunda de un diente. Esta se lleva a cabo cuando la pieza está infectada, lesionada o parcialmente dañada. Su finalidad es limpiar el diente por dentro y rellenar su interior con un material que garantiza que el nervio haya sido extraído y se mantenga en buenas condiciones. El procedimiento evita la pérdida del diente y lo mantiene en su lugar para que cumpla funciones como el masticado.

El tratamiento, que lleva a cabo la Clínica Dental Ruiz de Gopegui, está dedicado a las personas que padecen caries muy extendidas, fracturas o inflamaciones que ponen en riesgo la pulpa dental. La sintomatología suele estar relacionada con dolores constantes, oscurecimiento paulatino de los dientes o absceso dental (saco de pus en uno o varios dientes). Por otro lado, también puede aparecer una sensibilidad extrema y prolongada frente al frío o al color o llagas en las encías.

Calidad y efectividad

Al ser un procedimiento que «mata el nervio» en los dientes dañados es pertinente seguir las recomendaciones del profesional. La metodología llevada a cabo por la Clínica Dental Ruiz de Gopegui es personalizada y se adapta a las necesidades de cada paciente. En este centro especializado, el tratamiento da inicio con una primera visita gratuita en la que se estudia cada caso sin compromiso para determinar la estrategia más adecuada.

El segundo paso se basa en la realización de pruebas diagnósticas con aparatos de vanguardia y medios tecnológicos de última generación. Un ejemplo de estos es el TAC 3D, que revela con precisión la anatomía bucodental del paciente. Con esta información se procede a la endodoncia que, en la mayoría de los casos, se realiza en una sola sesión.

El proceso requiere anestesia en la zona a tratar y después se hace de un orificio en la corona para acceder a la pulpa y facilitar la limpieza del conducto y su posterior sellado.

En la clínica cuentan con microscopio de aumento, lo que permite mejorar la eficacia del procedimiento. La pulpa dental es un tejido muy pequeño, por lo que resulta imprescindible hacer uso de instrumentos que permitan ampliar la imagen del área, para poder remover eficazmente todas sus ramificaciones y así evitar que la infección se extienda a tejidos cercanos. Una vez eliminado todo rastro de infección, se restaura la parte del diente tratada con técnicas de adhesión que hacen uso de materiales de alta calidad como incrustaciones de porcelana.