Quantcast

El 30 de agosto es el onomástico de San Pamaquio de Roma

Ciertamente Pamaquio no es un nombre que sea muy común en España, pero el Santoral Católico de hoy, 30 de agosto, recuerda a este santo que fue amigo de San Jerónimo, con quien mantuvo una estrecha relación, y que se convirtió en Senador de Roma hacia el año 370 de nuestra era.

San Pamaquio de Roma

San Pamaquio de Roma

Entre los varios santos y beatos que se recuerdan el día de hoy, se destaca San Pamaquio de Roma, nombrado originalmente Pammachius, por la latinización de su nombre, quien se preparó ampliamente en las cuestiones que tenían relación con el cristianismo de aquella época, fue ampliamente reconocido por los actos que llevó a cabo en favor de los más necesitados y por su gran generosidad hacia los pobres. San Pamaquio de Roma fue miembro de la aristócrata familia de los Camilos, quienes tenían una gran fortuna, por causa de las muchas posesiones de las que eran propietario en la región del norte de África. Desde pequeño tuvo una educación que se relacionó con la fe cristiana y llegó a formarse en áreas como la elocuencia, la retórica y la literatura sagrada. Llegó a trabar una gran amistad con San Jerónimo mientras estudiaban retórica juntos, y entró al Senado de Roma aproximadamente en el año 370. Lamentablemente su esposa, Paulina, quien fue la segunda hija de Santa Paula, con la que se casó en el año 385, murió de parto, tras haber sido mal atendida, por causa de lo cual San Pamaquio de Roma decidió erigir un hospital en el puerto romano, en el que se atendiese a los extranjeros y peregrinos, dedicándose a curar a los enfermos y a los moribundos con sus propias manos.

San Pamaquio de Roma probablemente formó parte de los viri genere optimi religione præclari a los que Joviniano llegó a denunciar ante el papa Siricio. En respuesta a tal denuncia, San Pamaquio de Roma escribió dos libros contra aquel en el año de 393. En el primero, se demostraban las excelencias de la virginidad cuando era practicada por amor a la virtud y a la fe, lo cual había sido negado por Joviniano, y en el segundo atacó directamente otros errores de la doctrina joviniana.

Pero su labor no se limitó únicamente a ello, sino que junto con sus grandes obras de caridad, llevó a cabo un bastante ordenado apostolado mediante epístolas, que son cartas, que de manera frecuente dirigía a los que administraban sus bienes en Numidia, tratando de que se alejaran de las herejías de Donato, quien se había dedicado a convencer a un gran número de cristianas de baja condición social y que tenían poca fe, para que abandonaran sus creencias religiosas y agradeció a San Agustín por haber escrito una epístola a los habitantes de Numidia, exhortándolos a que abandonaran la división provocada por Donato. Muchas de estas epístolas aún se conservan en los archivos correspondientes y fueron prueba en su proceso de beatificación y santificación de que se trató de un gran defensor de la fe.

Pero el Santoral Católico del 30 de agosto no se completa con San Pamaquio de Roma, puesto que se compone de más de 10.000 santos y beatos que jugaron un papel fundamental en el sostenimiento del cristianismo, por ello, en este mismo día, recordamos entre otros, a San Agilo de Rébais, San Bononio de Lucedio, San Fantino el Joven, San Fiacrio de Breuil, Santa Gaudencia mártir, San Pedro de Trevi, Beato Alfredo Ildefonso Schuster, Beato Ghebra Miguel, Beato Joaquín Ferrer Adell, Beato Juan Juvenal Ancina, Beata María Ráfols y Beato Vicente Gabanes Badenas.