Quantcast

Las rotondas más espantosas de España

A alguien se le ocurrió una vez, que una rotonda podía ser un buen lugar para establecer algunas obras de arte. Bueno, si  todo quedara en eso, hubiera sido una buena idea. Sin embargo, parece que en nuestro país vamos coleccionando monumentos feos. Pero son más bien rotondas espantosas.

Las rotondas más espantosas de España

Caballos de colores

Caballos de colores. Eso es lo que vemos. Caballos de colores. No hay más. Y es que podían haber elegido otro animal, pero no. Eligieron caballos. Lo malo es que estos caballos son totalmente inexpresivos. Es como haría un caballo un niño de dos años, estático, y parado. Mirando a la nada. Es, incluso, algo perturbador. 

Si quieres ver estos caballos tan raros, puedes hacerlo en Jerez de la Frontera, Cádiz. No sabemos por qué, pero la mayoría de las rotondas que salen aquí, suelen estar situadas al sur de España. ¿Casualidad? ¿O es que en el norte nunca permitirían poner algo así? Quién sabe. Son misterios de la vida.