Quantcast

Qué es la kombucha

Seguro que ya te han recomendado tus amigos que debes tomar kombucha, pero ¿Sabes lo que es? O si quiera ¿para qué sirve? Y ¿cuáles son sus beneficios? Eso es lo que vamos a contarte en este artículo, ya que ciertamente su consumo ofrece múltiples beneficios para el organismo y para tu salud.

¿Qué es la kombucha?

¿Qué es la kombucha?

Se trata de una bebida fermentada que se elabora partiendo del té verde o el té negro al que se le añade azúcar, lo que hace que se forme un cultivo de bacterias y levaduras que se conocen con el nombre de SCOBY, que no sólo sirven para lograr un equilibrio de la flora intestinal, sino que fortalece el sistema inmunitario y mejoran la manera en que funciona el intestino.

Otro beneficio del consumo de kombucha es que contiene mucha vitamina C y polifenoles, que son compuestos que contienen propiedades que desintoxican el organismo, lo que hace que las funciones del hígado mejoren, ayudando a eliminar las toxinas presentes en el organismo por medio de las heces o de la orina.

¿Cuáles son los ingredientes más usados para elaborar la kombucha?

Los más empleados para hacer kombucha son el té negro y la azúcar blanca, pero es posible agregar o emplear otros ingredientes o hierbas como el jengibre, zumos de frutas, la hierba mate o flor de Jamaica, todo para que el sabor de la kombucha sea mucho más agradable para el paladar de los consumidores.

¿Qué beneficios tiene tomar kombucha?

Se dice que el origen de la kombucha se remonta a la China milenaria y que posee un sabor que se parece a la sidra espumante, elaborada con manzanas. En cuanto a los beneficios que su consumo aporta al organismo, podemos mencionar:

  • Ayuda a perder peso, debido a que sirve para regular el apetito de las personas.
  • Es efectivo para combatir la gastritis, ya que es efectivo en la eliminación de bacterias, en particular la H. pylori, que es una de las responsables de esta dolencia.
  • Ayuda a prevenir las infecciones intestinales, porque combate a los hongos y bacterias que las ocasionan.
  • Es un gran desintoxicante, porque la kombucha logra unirse a las moléculas tóxicas que se encuentran en el organismo y estimula que sean eliminadas de forma natural.
  • Es ideal para combatir y prevenir dolencias como los cálculos renales, la artritis, el reumatismo y la gota, debido a su poder desintoxicante.
  • Mejora las funciones intestinales, equilibrando la flora intestinal, además posee una acción laxante.
  • Ayuda a que se equilibre el pH de la sangre, lo que hace que el organismo se fortalezca de manera natural, lo que permite curar y prevenir enfermedades.
  • Sirve para combatir el insomnio y reducir el estrés.
  • Combate las migrañas y reduce los dolores de cabeza.
  • Mejora la manera en que funciona el hígado, de modo que es recomendable después de haber seguido un tratamiento con antibióticos.
  • Logra fortalecer el sistema inmune, ya que actúa sobre el organismo y está llena de antioxidantes,
  • Previene la aparición del cáncer y de la diabetes.
  • Baja la presión arterial, porque inhibe el proceso de vasoconstricción en las arterias, lo que las relaja, regulando la presión.
  • Reduce los efectos de la menopausia.
  • Previene la aparición de infecciones urinarias porque actúa como diurético natural.

Tal como podrás haber comprobado, los beneficios de consumir kombucha son mucho mejores que los del té verde o negro tradicional, así que no esperes más para empezar a consumirla.

¿Cómo se toma la kombucha y en cuanta cantidad?

¿Cómo se toma la kombucha y en cuanta cantidad?

La puedes tomar de manera diaria, en sustitución de un té o de un zumo, a cualquier hora del día, en ayunas, después o ante de haber comido, y también previa a realizar tus ejercicios. Sin embargo aún no contamos con investigaciones suficientes en el campo científico que nos digan qué cantidad se puede consumir de modo seguro diariamente.

Lo que ha sido recomendado por el Centro de Control y de Enfermedades de los Estados Unidos, conocido por las siglas CDC por su nombre en inglés, en consumir 120 mililitros de kombucha entre una y tres veces por día.

Algo muy importante que debes tomar en cuenta al momento de tomarla es el olor que tiene, porque si huele parecido a la acetona, eso quiere decir que está dañada y debes deshacerte de ella. Lo mismo debes hacer si observas que tiene moho.

¿Cómo se puede preparar kombucha en casa?

Hay que preparar una primera fermentación de la kombucha, que es lo que te va a servir como base para las siguientes preparaciones, tal como se hace con los yogures, y para eso debes reunir y los siguientes ingredientes:

  • Tres litros de agua mineral.
  • Un caso de acero inoxidable, de vidrio o de cerámica.
  • Una raza de azúcar blanco.
  • Cinco sobres de té negro.
  • Un hongo de kombucha, también se le llama hongo chino.
  • Hervir un recipiente de vidrio previamente para colocar la preparación.
  • 300 mililitros de kombucha preparado, lo que equivale al diez por ciento del total de kombucha que vas a producir, pero esto último es opcional.

Modo de preparar

Primero hay que lavar muy bien las manos y todos los utensilios de cocina que vas a emplear, enjuagándolos en agua caliente con vinagre, para que elimines toda contaminación de microorganismos. Pon los tres litros de agua a calentar en el caso. Cuando el agua hierba, se añade el azúcar y se debe mezclar bien. Luego de diluir el azúcar, se apaga el fuego y se le agregan los sobres de té y se deja que la mezcla descanse por unos diez o quince minutos.

Luego se coloca el resultado de la cocción en el recipiente de vidrio previamente esterilizado y se deja que la decocción se enfríe, hasta que llegue a la temperatura del ambiente. En ese momento se agrega el hongo de kombucha y los 300 mililitros de kombucha lista, si lo deseas, después debe taparse muy bien el recipiente de vidrio con un paño limpio y desinfectado cerrando al recipiente con una liga, lo que va a permitir a la mezcla respirar el aire sin quedar expuesta.

Procede finalmente a guardar el recipiente de vidrio en un lugar aireado, que no tenga mucha luz por una cantidad de días, que puede ser de seis a diez, pasados los cuales la kombucha estará lista, con un olor a vinagre y sin tener sabor dulce. Cuando el proceso de fermentación esté terminado, tendrás una colonia de kombucha y asegúrate de guardar una parte de ella para futuras preparaciones o para dársela a otra persona.