La nueva vida como taxista de este exconcursante de Gran Hermano

Cuando hablamos de los programas de televisión que más leña para cortar han dado, a todos se nos viene a la mente Gran Hermano. Este suceso televisivo, no solo en España, sino en el mundo entero, nos ha entregado algunos de los personajes más representativos de la pantalla chica. Algunos especialistas y sociólogos se animan a decir que la fama de este tipo de realitys se debe a que son un reflejo de nuestra sociedad.

Sin embargo, como todo sube, también debe bajar. Este es el caso de Juanjo Mateo, quien se alzó como el ganador de la sexta edición de Gran Hermano y su vida cambió completamente. En este artículo te contaremos que fue de la vida de una de las máximas estrellas que arrojó el programa.

Uno de los mejores Gran Hermano que hubo

Cuando entró a la casa de Gran Hermano solo tenía 25 años y se desempeñaba como taxista. En aquel momento, decidió dejar su clasico estilo de vida en Alicante y entró en la casa que todo lo ve. Además del taxita, este fue uno de los mejores Gran Hermano. Dentro de sus filas hubo personajes entrañables como Bea “la legionaria” y Nicky “el de los papeles de la paella”. A medida que el programa avanzaba, Juanjo iba aumentando su popularidad dentro del público. En aquel momento, se enamoró de Guadalix de Diana Bartolomé, una modelo de Barcelona de 23 años, a la que cariñosamente denominaba como Dulcinea.