Quantcast

Costillas con miel y mostaza: jamás volverás a prepararlas de otro modo

Existen combinaciones de sabores que resultan una apuesta segura para cualquier ocasión. Las costillas con miel y mostaza son una auténtica delicia, pero además cuentan con otra gran ventaja: resultan sencillas de preparar, y no ocupan demasiado tiempo. Incluso se puede atender a otros asuntos mientras se cocinan en el horno.

A continuación te contamos cómo deben prepararse para que queden realmente increíbles. Así podrás disfrutar de una comida fantástica ideal para celebrar este verano con tu familia o amigos.

Lo primero, el horno

El primer paso para llevar a cabo casi cualquier receta de horno es poner a calentar este con un poco de antelación, para que cuando introduzcamos en él los alimentos, ya caliente a toda potencia (en este caso, se recomienda 180º C). De esta manera, entre otras cosas, resultará más sencillo calcular el tiempo que se debe emplear en los siguientes momentos.

Mientras el horno se va calentando, pues, es el momento de ir realizando el siguiente paso, así aprovecharás el tiempo y no perderás ni un segundo en la elaboración. Aunque, a decir verdad, cocinar este tipo de costillas no requiere demasiado tiempo, como verás más adelante.