Quantcast

“Ice Afternoon Tea” del Gran Hotel Inglés, el refrescante servicio de té para las tardes de verano

  • Este servicio está disponible de jueves a domingos desde el 20 de junio al 31 de julio en LoBbyto, la gastro-coctelería del hotel.
  • En él se ofrecerán dos recetas de iced tea y nuevos cócteles con base de té, firmadas por Alex Leoparza, head bartender del hotel, en lugar del tradicional té caliente.

En 1886, Don Agustín Ibarra, el conocido dueño del Café Inglés, adquirió la magnífica casa de la entonces calle del Lobo n.º 10 (hoy Echegaray), con el objetivo de abrir el primer hotel de lujo de Madrid “a la altura de los mejores alojamientos del extranjero” según indicaban los diarios de la época. Así, desde su inauguración, el Gran Hotel Inglés ha sido un lugar de encuentro para artistas, escritores y personajes destacados de la sociedad.

Ice Afternoon Tea

Ahora, coincidiendo con la llegada de la temporada estival, y tras el éxito de su Afternoon Tea durante el invierno, el Gran Hotel Inglés se reinventa en verano y presenta una versión fría. De este modo, propone disfrutar de la agradable experiencia de un servicio de té inglés pero helado, incluso en los meses más cálidos, ofreciéndose como la opción perfecta para huir del calor y disfrutar de una tarde refrescante.

Partiendo de un clásico

Manteniendo la base del clásico té inglés, en este nuevo ‘Ice Afternoon Tea’ se ha cambiado el tradicional té caliente por dos excelentes recetas de iced tea firmadas por Alex Leoparza, head bartender del Gran Hotel Inglés, manteniendo así una oferta de coctelería de referencia en la ciudad. La primera de las propuestas recibe el nombre de Gran English Tea, una infusión en frío de Té rojo “TWG”, Bourbon Vainilla, zumo de lima y endulzado con sirope de canela, servido en vaso alto con mucho hielo, rodajas de limón fresco y hojitas de menta.

Ice Afternoon Tea

Otra opción, igual de refrescante, es el Fresh Pineapple Tea, el cual está pensado para aquellas personas que no suelen consumir teína, pues es un té ‘’sin té’’. Esta infusión se consigue a base de piña con canela y clavos de olor, a una temperatura de 80 grados, por 20 minutos, y así crear un “té” muy aromático suave y con retrogusto bastante prolongado, un toque de sirope de cardamomo y una decoración con piña fresca. Además de estas dos propuestas, se servirá el tradicional té caliente si el comensal lo desea, pudiendo elegir cualquier opción de la carta de la reconocida firma TWG.

Acompañado de sandwiches

Todas estas opciones de té van acompañadas de la clásica torre de tres pisos, compuesta por una selección de sándwiches de té, que durante el verano serán: Pan de tramenzzino con láminas de pepino y “creme fraiche”; Roasted bell peppers con crema de queso fresco y un muy refrescante homemade hummus sadnwich; y el Mini croissant de mantequilla relleno de salmón ahumado y hierbas aromáticas, pimiento morrón y queso crema.

Ice Afternoon Tea

Además, el apartado dulce incluye propuestas heladas muy refrescantes y ligeras y se completa con los clásicos scones, acompañados de mermelada y “clotted cream”. Se ofrece también la posibilidad de terminar el Ice Afternoon Tea con una copa de champagne o el cocktail Plum Cake Blossom, elaborado a base de Gin Monkey 47, infusionado con plum cake tea, limón, soda de pomelo Thomas Henry y lima.

Sobre el Gran Hotel Inglés

El Gran Hotel Inglés es el Hotel de lujo más antiguo de Madrid y ha sido un espacio singular y único desde su construcción en 1853. Se convirtió en todo un icono social y cultural en esa época y el centro de reuniones y tertulias de escritores, artistas y de los señores más grandes y palpitantes de la ciudad.

Ice Afternoon Tea

Tras una reforma integral completa, el hotel, perteneciente a la exclusiva Leading Hotels Of The World, cuenta ahora con 48 habitaciones y suites, un restaurante Casa de Comidas conocido como “Casa Lobo”, su hall, LoBbyto, zona de Spa By Sisley, espacios exclusivos para selectas reuniones y eventos, un impresionante gimnasio y algunas de las suites más especiales del centro de Madrid. Desde su reaper-tura en 2018, el hotel ha recuperado el glamour, la elegancia y la innovación que tuvo en sus dorados años 20, y es, de nuevo, un centro de referencia cultural y social de Madrid.