Quantcast

Marlaska se reúne con su homólogo marroquí en plena crisis con Argelia

La normalización de las relaciones con Marruecos sigue su curso, a pesar de la repercusión que están teniendo. La reacción más airada ha sido la de Argelia, que amagó con romper el Tratado de Amistad y paralizar el comercio exterior con España. El Gobierno está poniendo en marcha la diplomacia para no acabar a mal con uno de los principales suministradores de gas mientras continúa reuniéndose con miembros del ejecutivo marroquí.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se reunirá este miércoles con su homólogo marroquí, Abdelouafi Laftit, en la sede el Ministerio, en plena crisis diplomática entre Argelia y España después de que el Gobierno de Pedro Sánchez cambiara su postura con respecto al Sáhara Occidental.

En este décimo encuentro entre ambos ministros, Marlaska abordará con Laftit los flujos migratorios entre ambos países, la cooperación policial y la Operación Paso del Estrecho que comenzará mañana 15 de junio tras dos años interrumpida por la pandemia, han informado fuentes de Interior.

España y Marruecos reabrieron con restricciones las fronteras de Ceuta y Melilla después de que ambos países acordaran una hoja de ruta sellada tras el apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al plan marroquí sobre el Sáhara en su viaje para reunirse con Mohamed VI el pasado 7 de abril y con el que se pretendió zanjar la grave crisis diplomática vivida hace un año a raíz de la acogida del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Quedan pendiente, no obstante, cerrar el acuerdo para la reapertura de la aduana en Melilla y la creación de una nueva en Ceuta, temas que se seguirán abordando en reuniones “en los próximos días”, según el Gobierno español.

Por su parte, el director general de Aduanas del país vecino, Nabil Lakhdar, aseguró, en una entrevista Tel Quel, que las “condiciones geográficas” no permiten construir las instalaciones para las aduanas y que el tema “no era de actualidad” para Marruecos, si bien luego rebajó sus palabras.

ESPIONAJE CON PEGASUS

Por otro lado, entre los espiados por el sistema ‘Pegasus’ se encontraba el presidente Pedro Sánchez y el propio ministro Fernando Grande-Marlaska, aunque desde el Gobierno español se evitó señalar a Marruecos como posible autor del espionaje por ‘Pegasus’ y no exigió explicaciones.

El espionaje a dirigentes españoles coincidió con el inicio de la crisis diplomática entre España y su vecino del sur, iniciada tras la acogida en un hospital de Logroño de Ghali. El jefe del Ejecutivo también compareció en el Congreso de los Diputados siendo preguntado por la posible implicación de Marruecos en el caso.

En este contexto, Argelia acusó a Marruecos de librar una “guerra sucia” contra los países vecinos, España entre ellos, en la que se serviría de la presión migratoria y del software de espionaje Pegasus, dando por hecho que es el reino alauí quién está detrás de los ataques a móviles de altos cargos españoles.