Quantcast

El ingrediente que sustituye a la mantequilla para una bechamel light

La bechamel es además de rica, muy versátil. Esta salsa de origen francés se ha convertido en una de las favoritas a la hora de cocinar y es perfecta para acompañar con todo tipo de carnes, preparar las más deliciosas croquetas y es uno de los ingredientes predilectos de la lasaña de carne, a la cual llena de una irresistible cremosidad.

Hacerla no es tan complicado; y de hecho, lo único a lo que debes estar atento es a la receta en la que la vas a utilizar, pues dependiendo de ello, será necesario hacerla más o menos espesa.

Ahora bien, si te gusta su sabor, pero te preocupa la grasa que aporta la mantequilla, tienes que conocer la manera en que la puedes lograr más ligera reemplazando este ingrediente. Hoy te presentamos una alternativa que te parecerá fantástica y con la cual podrás darle vida a cualquier platillo.

La importante función de la mantequilla al momento de preparar la bechamel 

mantequilla

El principio básico de una rica bechamel, y el factor decisivo para que quede deliciosa, es la preparación de un roux de calidad. Esta base consiste en una mezcla de mantequilla y harina que debe cocinarse. Y es aquí cuando la mantequilla se hace necesaria.

La mantequilla contribuye a la cocción de la harina, y es la clave para eliminar el sabor a crudo que esta puede tener. Ahora bien, la harina no solo se puede cocinar con mantequilla, sino que también tienes otras alternativas que te darán como resultado una salsa más ligera y con menos calorías.