Quantcast

Vivir en un ático: ¿es mejor o peor?

Si les preguntas a muchas personas sobre dónde preferirían vivir, te sorprenderás al comprobar que muchas te van a decir que prefieren un ático a un adosado o un dúplex. Pero, a pesar de la idea romántica que encierra vivir en un ático, quizás no todo el cuadro es tan bello como nos lo pintan.

Por eso, en este artículo hemos querido comentarte sobre lo que resulta mejor o peor de vivir en un ático, así que tómate unos minutos para que te enteres de esto, y es posible que al terminar la lectura, puedas formar tu propia opinión al respecto y te ayude a encontrar tu ambiente cómodo y soñado.

¿Qué es un ático?

¿Qué es un ático?

La respuesta es muy sencilla, porque se trata del último piso de cualquier edificación, a veces con un techo a dos aguas, dependiendo de las características del edificio de que sea, y normalmente, con acceso a un área de azotea, que puedes aprovechar para actividades recreativas al aire libre, por encima de tus vecinos.

Se tiene una idea tan romántica y clasista de los áticos, que cuando una persona dice que vive en un ático, lo que nos viene a la mente es que es una persona que vive por encima de todos nosotros, que pertenece a otra clase, que no es un tipo común, y que probablemente su pareja sea rubia y tenga los ojos azules.

Lo que te imaginas es que esa persona vive ajena a todo lo que ocurre debajo de ella, entre grandes puertas de cristal, con vistas excepcionales de su entorno y sin que nadie lo vea. Esto nos parece algo que encierra misterio e inaccesibilidad, es más, todos los vecinos siempre tendrán curiosidad por saber quién es el que vive en el ático, lo cual podría tener muchas ventajas, pero la envidia es libre e ilimitada, y si las personas conocieran mejor cuáles son los contras de vivir en un ático, probablemente le tendrían lástima a su ocupante.