Quantcast

El truco para saber cuántos huevos le tienes que echar a la tortilla

¿Quién no disfruta de una buena tortilla? Es un plato delicioso, que además se puede disfrutar a cualquier hora, con unos ingredientes muy simples y el resultado normalmente es muy rico, demás se puede combinar con todo lo que quieras, porque hay tortillas para todos los gustos.

Pero la de veces que nos lo pensamos, cada vez que nos disponemos a prepararla, por simple que sea hacer una aduana de patatas, es algo que puede ser digno de estudio de un estudio científico, en particular, porque todos nos hacemos la misma pregunta: ¿cuántos huevos debemos echarle a una tortilla para que nos salga bien? Seguro que para nuestras madres y nuestras abuelas esta era una ciencia plenamente dominada, pero para nosotros, simples mortales, es todo un misterio y queremos ayudarte a resolverlo en este artículo.

¿Cuántos huevos se necesitan?

¿Cuántos huevos se necesitan?

La respuesta que normalmente nos vendrá a la cabeza es que ello va a depender de qué tan grande es la tortilla que queremos hacer y de cuantas patatas le vamos a poner, pero eso no responde totalmente a la pregunta, porque lo que en realidad queremos saber es la proporción concreta entre huevos y patatas es necesaria.

También hay que tomar en cuenta como nos gusta, si con cebolla o no, si cuajada o no, si delgadita o gruesita, si nos gusta simplemente dorada o con un poquito de quemado, en cualquier caso, poder determinar cuántos huevos hay que echarle es un misterio para muchos y si somos primerizos, peor, porque no saber la proporción nos puede llevar a un fracaso rotundo.

Cuando cometemos el error de preguntarle a mamá o a la abuela, esta nos dirá probablemente que es al ojo por ciento, pero ellas están acostumbradas a cocinar para la familia y ese ojo por ciento puede ser muy relativo, sin embargo hay un truco que nos va a ayudar a poner la cantidad necesaria de huevos para hacer una tortilla.

¿Cuál es el truco?

Hay individuos a los que les gusta que la tortilla quede como un masacote reseco, que parezca una suela, porque nada está escrito en materia de preferencias, pero una buena tortilla de patatas es aquella que queda jugosita, con una exacta proporción entre el huevo mezclado y las patatas, de modo que ninguno de los dos ingredientes acapare por completo su sabor.

Ahora bien, hay que tomar en consideración que no todos los huevos pesan lo mismo y que la cantidad de patatas tampoco, y si a eso añadimos el tipo de corte del tubérculo y el punto perfecto para freírlas, así como el tamaño de la sartén y el punto del cuajado que nos gusta, entonces pareciera que estamos elaborando una fórmula de laboratorio que nos es incomprensible.

¿Qué es lo que tenemos que hacer?

Lo que sí podemos afirmar es que no existe una proporción perfecta entre los huevos y la cantidad de patatas que son necesarios para que nos salga una tortilla perfecta. Esto es no sólo absurdo, sino imposible. Y si leemos cualquier receta, veremos que los ingredientes son los mismos, pero sabemos que nunca nos va a quedar igual a la de nadie, incluso a alguna que hayamos hecho antes y que nos haya frustrado en el intento. No obstante, existe una forma de aproximarnos a la perfección, o al menos a la perfección que nos gusta a nosotros.

¿Qué es lo que han dicho los profesionales?

¿Qué es lo que han dicho los profesionales?

Cuando un cocinero experimentado nos pasa su receta de tortilla de patatas, normalmente nos dará unos consejos, pero es raro que nos den una cantidad determinada. Esas recomendaciones normalmente estarán relacionadas con la clase de patata, que suele ser la agra o la nueva, sobre cómo debe ser cortada, normalmente en finas láminas, o consejos sobre confitar previamente la patata de manera sueva y escurrirla muy bien, pero si examinamos recetas como la de David de Jorge o la de Arguiñano, encontraremos fórmulas, sí, hemos dicho fórmulas, porque hacer una buena tortilla es un experimento, y la fórmula es la siguiente:

  • 3 patatas, que comúnmente son 600 gramos y 6 huevos, agregando una cebolla (Arguiñano).
  • 750 gramos de patatas y 6 huevos, más una o dos cebollas (también receta de Arguiñano)
  • 1 kilo de patatas y 8 huevos, agregándole 150 gramos de cebolla (receta de David de Jorge)
  • 1 kilo de patatas tipo kennebec y 8 huevos (receta de Dani García).
  • 200 gramos de patatas agrias ya peladas y cortadas y de 4 a 5 huevos, dependiendo de su tamaño (receta de la Taberna Pedraza, al estilo Betanzos).
  • Proporción 2:1 de Ana Cordero, que consiste en un puñado de patatas y dos huevos, pero si le añades cebolla, entonces debes reducir la cantidad de patatas. Y Ana debe saber algo de ello, porque escribió un libro que se llama ‘Historia de la Tortilla de Patatas. Su Origen: Villanueva de la Serena 1798”, aunque puede ser que no estemos de acuerdo con las conclusiones de su investigación, pero si con su manera de hacer una tortilla.

Si lo que vas a usar para hacer la tortilla es una Thermomix, debes añadir 600 gramos de patatas y 6 huevos y si quieres, agregas una cebolla, cuando quieras hacer una tortilla grande, pero si la quieres hacer individual, el consejo de Ana Cordero funciona a la perfección, una patata y dos huevos.

¿Cuál es la conclusión sobre el truco?

Que para una tortilla mediana, de la que pueden comer de cuatro a seis personas, vas a necesitar entre 600 y 700 gramos de patatas con la piel, y de seis a ocho huevos, pero si la quieres hacer más pequeña, puedes fiarte de que por cada 100 gramos de patatas, necesitarás agregar un huevo. Entonces confitas la patata, con o sin la cebolla, en aceite muy caliente, y mientras tanto hay que batir los huevos. Si deseas que la tortilla te quede más cremosa, le puedes poner a los huevos un chorrito de nata o de leche.

Debes añadir los huevos a la patata y no al contrario, porque puede ser que no sea necesario que los eches todos y comienza a mezclarlo con suavidad, ahora le puedes subir el fuego y apágala cuando el cuajado sea el que te gusta. Si la quieres muy firme no agregue más huevo batido, pero si te gusta líquida échale más. La experimentación es lo que te va a ayudar a entender la proporción para que hagas la tortilla que tú quieres.