Quantcast

Cientos de nuevas especies de mamíferos esperan ser encontradas

Un nuevo estudio sugiere que al menos cientos de especies de mamíferos no identificadas hasta ahora se esconden a plena vista en todo el mundo. Los investigadores han descubierto que la mayoría de estos mamíferos ocultos son de pequeño tamaño, muchos de ellos murciélagos, roedores, musarañas y topos, según publican en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

Estos mamíferos aun desconocidos están ocultos a la vista en parte porque la mayoría son pequeños y se parecen tanto a los animales conocidos que los biólogos no han sido capaces de reconocer que en realidad son una especie diferente, explica el coautor del estudio Bryan Carstens, profesor de evolución, ecología y biología del organismo en la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos).

«Las pequeñas y sutiles diferencias de aspecto son más difíciles de notar cuando se observa un animal diminuto que pesa 10 gramos que cuando se observa algo de tamaño humano –señala Carstens–. No puedes decir que son especies diferentes a menos que hagas un análisis genético».

El equipo, dirigido por la estudiante de posgrado de la Universidad de Ohio Danielle Parsons, utilizó un superordenador y técnicas de aprendizaje automático para analizar millones de secuencias genéticas disponibles públicamente de 4.310 especies de mamíferos, así como datos sobre el lugar donde viven los animales, su entorno, su historia vital y otra información relevante.

Esto les permitió construir un modelo predictivo para identificar los taxones de mamíferos que probablemente contengan especies ocultas. «Basándonos en nuestro análisis, una estimación conservadora sería que hay cientos de especies de mamíferos en todo el mundo que aún no han sido identificadas», señala Carstens.

Este hallazgo, en sí mismo, no sería sorprendente para los biólogos, reconoce. Se calcula que sólo entre el 1 y el 10% de las especies de la Tierra han sido descritas formalmente por los investigadores. «Lo nuevo que hicimos fue predecir dónde es más probable que se encuentren estas nuevas especies», añade.

Los resultados mostraron que es más probable que las especies no identificadas se encuentren en las familias de animales de pequeño tamaño, como los murciélagos y los roedores.

El modelo de los investigadores también predijo que las especies ocultas se encontrarían con mayor probabilidad en las especies con áreas de distribución geográfica más amplias y con mayor variabilidad de temperatura y precipitaciones.

También es probable que muchas de las especies ocultas se encuentren en las selvas tropicales, lo cual no es sorprendente porque es allí donde se encuentran la mayoría de las especies de mamíferos.

Pero es probable que muchas especies no identificadas también vivan en Estados Unidos, aventura Carstens. Su laboratorio ha identificado algunas de ellas. Por ejemplo, en 2018, ella y su entonces estudiante de posgrado Ariadna Morales publicaron un artículo que mostraba que el pequeño murciélago marrón, que se encuentra en gran parte de América del Norte, es en realidad cinco especies diferentes.

Ese estudio también mostró una razón clave por la que es importante identificar nuevas especies. Uno de los murciélagos recién delimitados tenía un área de distribución muy estrecha donde vivía, sólo alrededor de la Gran Cuenca en Nevada, lo que hace que su protección sea especialmente crítica.

«Ese conocimiento es importante para la gente que hace trabajos de conservación. No podemos proteger una especie si no sabemos que existe. En cuanto nombramos algo como especie, eso tiene importancia en muchos aspectos legales y de otro tipo», subraya Carstens.

Basándose en los resultados de este estudio, Carstens calcula que se ha identificado cerca del 80% de las especies de mamíferos de todo el mundo. «Lo sorprendente es que los mamíferos están muy bien descritos en comparación con los escarabajos u hormigas u otros tipos de animales — recuerda–. Sabemos mucho más sobre los mamíferos que sobre muchos otros animales porque suelen ser más grandes y están más relacionados con los humanos, lo que los hace más interesantes para nosotros».