Quantcast

Ladroni, la ostería contemporánea que reivindica la tradición y la artesanía italiana 

  • En este nuevo espacio en Pozuelo de Alarcón podemos encontrar recetas italianas de toda la vida. Su filosofía se basa en el respeto por la tradición gastronómica de Italia y la artesanía en los procesos de elaboración de las recetas.
  • Su propuesta, que firma el chef Charly Roux, incluye nombres conocidos del recetario tradicional italiano como el Carpaccio, los Spaghetti alla carbonara, la Lasagna Emiliana o su versión ‘crispy’ del Tiramisú.

La tradición y la artesanía son los dos pilares en los que se sustenta el concepto de Ladroni, una ostería contemporánea en Pozuelo de Alarcón. Su carta, en la que no faltan las recetas más conocidas de la gastronomía italiana, repasa de norte a sur las diferentes elaboraciones de cada región. La propuesta de Ladroni es un viaje a través los platos italianos de toda la vida elaborados por el chef Charly Roux, que se encuentra el frente de la cocina de este nuevo restaurante. Las materias primas llegan a Ladroni para transformarse en la cocina siguiendo ese objetivo de artesanía.

Madrid
Ladroni

Así, las pastas frescas, la foccacia, los postres y hasta la carne que se utiliza para el carpaccio se elaboran en este espacio cada día, ofreciendo a los comensales elaboraciones únicas y de primera calidad. También destaca su importante bodega en la que tienen el protagonismo los vinos italianos llegados de diferentes zonas de Italia como Sicilia, Piamonte, Puglia y Toscana; pero sin olvidar referencias nacionales de denominaciones de origen como Ribera del Duero, Rioja y Toro.

Materias primas de primer nivel

Toda la propuesta gastronómica de Ladroni está basada en las materias primas de primer nivel que son seleccionadas por el equipo de cocina para después se transformarlas a través de elaboraciones con mimo y dedicación, consiguiendo así un resultado impecable en la mesa. De este modo, los clientes de Ladroni disfrutan de propuestas únicas, que se crean cada día y que están actualizándose de manera continua siguiendo la temporalidad de los productos y desarrollando también la creatividad de Roux.

Madrid
Ladroni

En definitiva, un festival de recetas en las que puede verse la artesanía culinaria y el respeto por el producto y las recetas más tradicionales. En palabras de Charly Roux: “Intentamos pensar como un restaurante italiano en Italia. Esto nos lleva a tener un nivel de exigencia muy alto en todo lo que hacemos y utilizar preparaciones que no son las más comunes en los restaurante italianos de todo el mundo”. Todo este concepto se enmarca en un espacio colorido y luminoso, con mobiliario de diseño y una barra vista que deja ver cómo se elaboran los platos mientras el comensal disfruta de un aperitivo antes de empezar este viaje gastronómico.

Tradición y artesanía: las claves de la carta de Ladroni

La carta de Ladroni, como no podría ser de otro modo tratándose de un restaurante a la italiana, comienza con los Antipasti. En ellos destacan la Focaccia del día, hecha en casa con 48 horas de fermentación y una receta que cambia a diario según los productos de temporada; el Carpaccio di manzo affumicato, elaborado con entrecot curado en azúcar, sal y especias durante tres días en el restaurante que se finaliza ahumándolo en la mesa; el «Huevo frito» con trufa negra, un huevo cocido y frito, acompañado de crema de patata, espárragos y trufa negra; el Vitello tonnato; o la Caponata agrodolce con yema curada, con berenjena, cebolla, apio, alcaparra y aceituna cocinados indiviualmente e unidos progresivamente en el momento justo para crear una sinfonía de sabores típica de Sicilia.

Madrid
Ladroni

La propuesta continúa con la pasta fresca, elaborada con harinas artesanales italianas y huevos camperos a diario en el restaurante, entre las que destacan los Pappardelle al ragú bianco de ciervo, un guiso de carne de ciervo con verduras y vino blanco; los Spaghetti alla carbonara; que reproducen estrictamente la receta tradicional con guanciale, yema y pecorino; o la Lasagna Emiliana, con carne de ossobuco ­–que se cocina una noche entera a fuego lento con el calor residual del horno de pizza y se desmecha para después volver al fuego y terminar su reducción– y mozzarela ahumada. En las pizzas merecen una mención especial la de trufa, queso fontina y escarola ligeramente aliñada; la Margherita, en la que puede ponerse en valor la calidad de la masa; o la de Setas, cebolla caramelizada y perejil.

En Pozuelo

En los principales se ofrecen Pulpo e patate, pulpo teñido en remolacha, espuma de ajo negro, patatas fritas en mantequilla, pimentón de La Vera; y Pallarda con salsa de queso gorgonzola, un solomillo de ternera blanca espalmado acompañado con tagliatelle. Para terminar, en la parte dulce pueden disfrutarse recetas italianas como el Crispy Tiramisú, con crema de mascarpone, savoiardi, espresso, salsa de avellanas y nibs de cacao; el Semifreddo de banana; los Cannoli o el Gelatto.

Madrid
Ladroni

Este restaurante, situado en una de las zonas más comerciales de Pozuelo de Alarcón, cuenta con una amplia sala rodeada por ventanales, un mobiliario de diseño en colores vivos y una gran barra de mármol en la que se elaboran los platos cada día a modo de showcooking para los comensales. Además, Ladroni cuenta con un servicio de delivery a través de la plataforma Uber Eats que da servicio a toda la zona.