Quantcast

Gobierno y agentes sociales se reúnen hoy para cerrar la subida del SMI sin el apoyo de la CEOE

El secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, se reunirá este miércoles, a partir de las 11.30 horas, con representantes de CCOO, UGT, CEOE y Cepyme para cerrar la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), que el Gobierno ha propuesto elevar a 1.000 euros al mes desde el 1 de enero de este año, con el apoyo de los sindicatos y la oposición de CEOE y Cepyme.

Pese a la negativa de las patronales a subir el SMI hasta los 1.000 euros, los representantes empresariales tienen previsto asistir al encuentro convocado para hoy por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Trabajo se reunió el pasado lunes con CCOO, UGT, CEOE y Cepyme para abordar la subida del SMI para 2022 y les dio unas horas, hasta este miércoles, para analizar su oferta de subir el SMI a 1.000 euros en el seno de sus órganos de dirección.

El mismo lunes por la tarde CCOO dio el visto bueno a la propuesta del Gobierno y UGT ya ratificó en su última Ejecutiva un SMI de 1.000 euros si la oferta de Trabajo iba en esa dirección, como finalmente así ha sido.

Por su parte, los órganos de gobierno de CEOE y Cepyme se reunieron ayer y rechazaron «por unanimidad» la propuesta del Gobierno por considerarla «inasumible» y fuera de la «lógica económica».

«No es el momento de aplicar una nueva subida del SMI en 2022, que parece responder más a una aspiración política en el seno del Gobierno que a la lógica económica«, defendieron las patronales en un comunicado.

Su negativa a apoyar esta subida supone que el incremento del SMI será de nuevo fruto de un acuerdo bipartito entre el Gobierno y los sindicatos CCOO y UGT, como ya sucedió cuando el SMI subió de 950 a 965 euros al mes el pasado mes de septiembre.

Las organizaciones empresariales fundamentan su oposición a la subida del SMI en el actual «contexto económico de incertidumbre, en el que previsiblemente no se recuperarán los niveles de negocio precrisis hasta 2023, con presiones crecientes en los costes de las empresas y una notable caída acumulada de la productividad«.

A mediados de septiembre del año pasado, el Ejecutivo acordó con los sindicatos elevar el SMI hasta los 965 euros con efectos desde el 1 de septiembre de 2021, estableciendo también en dicho acuerdo el compromiso de que, mediante su «progresiva revisión» en 2022 y 2023, alcanzara el 60% del salario medio antes del fin de la legislatura, tal y como determina la Carta Social Europea suscrita por España y como prometió el Gobierno de coalición.

De dicho acuerdo se descolgaron las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme, que entendían que no era el momento de elevar el salario mínimo dado que la economía española estaba en los inicios de la recuperación y la creación de empleo podría verse dañada.

De nuevo, las patronales han decidido descolgarse de esta nueva subida del SMI, que el Gobierno llevará lo más pronto posible al Consejo de Ministros, según aseguró el pasado lunes la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.