Quantcast

Flores secas para decorar el salón

¡Comenzamos febrero y con ello llega una fecha muy especial para muchos! El 14 de febrero es conocido como el día de los enamorados, y la tradición es regalar rosas a la persona que quieres. ¿Sabías que puedes hacer que este regalo del Día de los Enamorados se transforme en un bonito recuerdo para siempre? Si has tenido la suerte de recibir un ramo de flores San Valentín compuesto por flores secas, —o bien has sido tan original de regalarlo tu mismo— puedes incorporarlo junto a tus otras flores secas para decorar tu salón; con un detalle que además te traerá un bonito recuerdo. ¡Incluso si has recibido flores normales puedes convertirlas en flores secas para decoración!

¡Ya que estaremos de acuerdo en que da un poco de pena cuando esos ramos tan bonitos pierden su frescor y comienzan a marchitarse! Es por ello que aquí veremos una alternativa como decoración a través de las flores secas para nuestro salón. ¡Recuerda que puedes aplicarlo tanto si has recibido un ramo de flores secas, como si tienes un centro de flores secas para salón!

¿Cómo aprovechar las flores secas para decorar?

Las flores tienden a perder su frescura pasados unos días o incluso semas de su poda de la planta, y comenzamos a ver cómo las hojas y tallos del ramo van perdiendo fuerza. Si nos da pena tirar las flores que nos han regalado por su importancia, podemos buscar una alternativa para que las flores no acaben en el cubo de la basura: la decoración de nuestro salón con flores secas.

Hace unos años se puso la moda de decorar con flores secas las habitaciones de nuestro hogar, ya sea en el baño, en la cocina o en el salón; y dependiendo del tipo de flores y colores que compongan.

Flores secas para decorar tu salón

Al igual que mantienes las flores del ramo en un jarrón cuando están recién cortadas, con las flores secas ocurren lo mismo: puedes utilizar vajillas de cerámica, jarrones vintage o incluso envases de vidrio, dependiendo del estilo de tu salón las flores secas serán más adecuadas en un lugar u otro.

Pero existen otras múltiples alternativas para decorar tu casa además de la clásica de dejar el ramo sin agua en el jarrón. Se trata de la tendencia de enmarcar las flores y plantas en un cuadro: una vez que tengas todas las partes que quieres enmarcar secas, puedes ponerlas entre el marco y el cristal y colgarlo en la pared. Así darás un toque jovial a la habitación en que la coloques, si en lugar del clásico envase buscas un estilo más moderno.

Al igual que con los cuadros, puedes colgar pequeños ramitos de flores secas de la pared, como si fuera una guirnalda, o crear tu propio jardín vertical. Solo tendrías que dividir tu ramo grande en pequeñas partes, mantenerlas atadas con una cuerda (puede ser una marrón de yute, por ejemplo) para que no se salgan y queden bien apretadas, y distribuirlas entre sí a su vez por una cuerda principal.

Si ninguna de estas formas te termina de convencer, puedes utilizar cuencos hondos para dejar diversas flores y complementos arbóreos a modo de decoración. Para ello puedes colocar las flores enteras, sin el tallo; o, por otra parte, deshojar aquellos pétalos y hojas que compongan el ramo para mezclar mejor los distintos colores y formas. Esta última opción de los cuencos suele quedar bien en el baño, mientras que la opción de colgarlos puede ser idónea para la cocina.   

Como ves, hay múltiples formas de aprovechar las flores que vayan a marchitarse, y decorar nuestro salón con flores secas es una gran idea. Si te han regalado un ramo de flores (o lo estás esperando) y no quieres tirarlo una vez comiencen a marchitarse, una buena alternativa es dejar secar las flores y complementos herbáceos para decorar tu hogar, aprovechando su toque vintage. ¡Las flores secas para decorar están cada vez más de moda!