Quantcast

Así puedes tener tu propio invernadero

Contar con un invernadero en casa te puede permitir disfrutar de las mejores hortalizas frescas durante cualquier época del año, pues te permite crear las condiciones necesarias de humedad y temperatura que se necesitan específicamente para su mantenimiento y resistencia.

Hacer un invernadero no es en lo absoluto una tarea complicada; de hecho, solo necesitas contar con los materiales adecuados y las ganas de hacerlo.

Ventajas de tener tu propio invernadero

plantas

Son muchas las ventajas que se asocian a tener tu propio invernadero; y por supuesto, lo primero es que este te permite contar con condiciones óptimas para el desarrollo de las plantas gracias a que existe cierto aislamiento que permite que dentro del mismo estén dadas las condiciones necesarias para que las plantas prosperen.

Algunas de las ventajas de contar con tu propio invernadero son:

  • Uso más eficiente de los insumos. Optimización en cuanto a las cantidades de agua necesaria y su uso de manera controlada.
  • Mayor control de maleza, plagas y enfermedades. Si lo construyes correctamente, será seguro y hermético, disminuyendo la posibilidad de propagación de plagas.
  • Obtención de productos en zonas con condiciones restrictivas. En caso de vivir en zonas donde la tierra es difícil de cultivar, tener tu propio invernadero será de gran ayuda.

Te puede interesar: Mantenga la humedad en su terreno invirtiendo en modernos sistemas de riego.

Cultiva durante todo el año y obtén productos fuera de temporada

Uno de los mayores beneficios que te dará contar con tu propio invernadero, será la posibilidad de cultivar durante todo el año y de hecho, obtener productos fuera de temporada.

Gracias a que en el invernadero se cuenta con una relativa independencia del medio externo, puedes producir en cualquier momento del año. Esto es una verdadera ventaja en momentos como el frío intenso durante el invierno o las altas temperaturas en el verano. En estos casos basta con implementar calefacción o ventilación y enfriamiento según corresponda.

Precisamente gracias a esto, tienes también la posibilidad de producir fuera de temporada. Conociendo lo beneficioso que puede ser tener uno en casa, anímate a hacer tu propio invernadero.

Te puede interesar: Cómo construir un invernadero.

Qué necesitas para hacer tu propio invernadero

Así puedes tener tu propio invernadero

Para hacer un invernadero, necesitarás de algunos materiales que puedes ubicar en las tiendas especializadas en construcción y jardinería. La cantidad de material, así como el número de metros que puedes necesitar de cada uno de ellos, varía según el tamaño del espacio en el que lo harás. 

Es recomendable medir muy bien el espacio y tener una visual de tu proyecto para que puedas tener una idea clara de las dimensiones.

Necesitarás: 

  • Guantes útiles para manipular los distintos tipos de materiales. 
  • Gafas de protección.
  • Cizaña para cortar.
  • Tenazas.
  • Alambre.
  • Mallazo flexible de obra fino.
  • Pegamento para PVC.
  • Plástico de invernadero.
  • Codos de PVC.
  • Tubos de PVC flexibles y rígidos.

Escoge el lugar apropiado para hacer tu invernadero y forma la base

Así puedes tener tu propio invernadero

Lo primero que debes hacer es escoger el lugar apropiado para tu invernadero. Este debe ser un emplazamiento soleado y que además permita la circulación de aire. Recuerda que es de vital importancia definir las medidas exactas que deseas que tenga el lugar.

Cuando tengas demarcado el sitio en el que lo harás, haz un rectángulo con varios tubos de PVC que sean rectos. Para unirlos simplemente debes utilizar los codos de PVC. En la misma base debes colocar unos codos en forma de T para hacer premarcos para las puertas.

En el caso de las estructuras semicirculares, usa tubos de PVC flexibles para darles la forma uniéndolos con los respectivos codos.

Así debes hacer las puertas 

Así puedes tener tu propio invernadero

De ser suficientemente amplio, puedes incluso poner dos puertas al invernadero ubicadas en entrada y salida separadas. En caso de así hacerlo, coloca dentro de los codos que instalaste dos tubos rectos que formaran el premarco de cada una de las puertas.

Para hacer las puertas, puedes hacerlas con los mismos materiales o poner puertas corredizas o del estilo que más se adapte a tus necesidades. 

Cuida los detalles

plantas

Cuando tengas toda la estructura armada, cúbrela con el plástico de invernadero ayudándote con unas bridas.

Debes cuidar cada uno de los detalles, es por eso que es necesario tapar los agujeros de las bridas con algo de cinta adhesiva. De igual forma, realiza pequeñas aberturas hacia los laterales para permitir que el aire circule.

La moda de los mini invernaderos

Así puedes tener tu propio invernadero

No solo es posible utilizar los invernaderos de gran tamaño para sacarles provecho. En la actualidad una moda creciente está llevando a muchos a optar por tener en casa invernaderos en miniatura con los que logran excelentes resultados en la conservación y reproducción de sus plantas.

Con esta versión más accesible y pequeña, puedes lograr un buen desarrollo de tus plantas en cualquier sitio.

  • Invernaderos de balcón: Perfectos si tienes una pequeña terraza en la que quieras proteger las condiciones de algunas plantas en específico. Especialmente de plantas en crecimiento que necesitas alejar de las mascotas, por ejemplo.
  • Invernaderos de acordeón: Son útiles para utilizarlos en épocas de mucho frío y puedes colocarlos en mesas de cultivo y bancales. Su mayor atractivo es lo fácil que es ponerlos y quitarlos.
  • Invernaderos de jardín: Cuando no cuentas con grandes espacios para un invernadero de gran tamaño, también puedes recurrir a los pequeños de jardín. Esta opción es cómoda y segura en los casos de plantas como los tomates.

Sea cual sea el tipo de invernadero que decidas construir, la elección de materiales de buena calidad será decisivo para qué las plantas y hortalizas prosperen. Los resultados que obtendrás te van a garantizar que la inversión inicial, aunque algo alta, ha valido la pena.