Quantcast

Varios legisladores de EEUU piden que se revise la política de sobretasas del FMI

Un total de 16 legisladores de Estados Unidos del Partido Demócrata han enviado una carta a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en la que solicitan una revisión de las sobretasas que aplica el Fondo Monetario Internacional (FMI) a los créditos de países que exceden su cuota con el organismo multilateral, como es el caso de Argentina.

Las sobretasas son una figura de intereses adicionales que el Fondo aplica a algunos préstamos en función de su cantidad y el plazo de reembolso. En concreto, suponen una tasa extra de entre el 2% y el 3% que se aplica sobre el interés mínimo del 1,05%.

De este modo, la sobretasa asciende a 200 puntos básicos (2%) sobre el total del crédito pendiente que supere el 187,5% de la cuota que le corresponde. Si el préstamo se mantiene por encima del 187,5% de la cuota después de tres años, la sobretasa se eleva a 300 puntos básicos (3%).

En el caso de Argentina, como los 44.000 millones de dólares (36.000 millones de euros) superan el 187,5% de la cuota a la que tiene acceso el país y ya cumplió los tres años desde la aprobación del préstamo, por la sobretasa pasará a ser del 3% y los intereses totales del préstamos serán del 4,05%.

En total, los recargos que Argentina podría afrontar bajo esta política de sobretasas podrían ascender hasta los 3.300 millones de dólares (2.914 millones de euros) hasta 2023.

La carta, a la que ha tenido acceso ‘Reuters’, ha sido firmada por Jesús García y Alexandria Ocasio-Cortez, entre otros. Los legisladores consideran que la política de sobretasas aplicada por el Fondo es «injusta y contraproducente». Además, creen que esta frena a los países endeudados a obtener los recursos que necesitan.

«En un momento en que los países de todo el mundo deberían estar concentrados en esta crisis de salud pública, estos recargos desvían miles de millones de dólares a los bolsillos del FMI aquí en Washington e impiden una recuperación equitativa», denuncian los legisladores en la carta.

El texto también afirma que esta política podría aumentar el riesgo de ‘defaults’ soberanos. Según ‘Reuters’, Alemania, Francia y Gran Bretaña están a favor de revisar la política de tasas del FMI. En contraposición, Estados Unidos, que es el mayor accionista del Fondo, se opone a dicha revisión.