Quantcast

Es posible reciclar las cápsulas de café con el invento de Coffee Out

Desde hace unos años, la venta de café en cápsulas de plástico se ha afianzado entre los consumidores. Con ello, también se ha generado un problema: el de los residuos adicionales que producen los millones de cápsulas usadas que, en principio, no son reciclables con el sistema actual de recogida selectiva.

En la actualidad, la reconocida marca Nespresso y otras fabrican sus cápsulas solo con aluminio porque conserva mejor y durante más tiempo las cualidades del café, y, al contener únicamente 2 componentes bien diferenciados, aluminio y café, son mucho más fáciles de reciclar. La solución a este reciclaje de algunas empresas fabricantes es la de animar a los clientes a enviarlas por correo, depositarlas en sus propios comercios o llevarlas a los puntos limpios de cada ciudad, pero eso solo sucede con el 15% de las cápsulas, el otro 85% va a parar a la basura y de ahí a los vertederos. Para resolver el problema de reciclar las cápsulas de café de aluminio, de cualquier fabricante compatible con Nespresso, la firma barcelonesa SUMICS PARTS ha diseñado Coffee Out, un utensilio doméstico de fácil uso.

Cápsulas de café, un problema ecológico global

El problema medioambiental de las cápsulas es global. Según la ONG Oxfam, se consumen unos 7 mil millones de cápsulas de café por año en todo el mundo. España es el tercer país más consumidor del planeta, detrás de Estados Unidos e Italia.

En principio, las cápsulas no podían ser arrojadas al contenedor amarillo porque no son consideradas un envase, por más que esa sea su función. Ni tampoco en el contenedor orgánico. Si estos residuos no se tratan como se debe, pueden tardar entre 100 y 500 años en biodegradarse.

Con el propósito de evitar esta contaminación, el utensilio doméstico Coffee Out permite reciclar las cápsulas de café de forma que el consumo de café en cápsula no represente un problema.

De fácil empleo para reciclar las cápsulas en casa

Este invento es de fácil uso y logra separar el aluminio del café ya consumido. El proceso es sumamente sencillo. Solo hay que colocar la cápsula de café usada dentro de una de las dos partes del utensilio y después hacer presión con la otra. Como resultado, por un lado, se obtendrá la carcasa de aluminio limpia y por el otro el café.

El aluminio ahora sí puede ser arrojado en el contenedor amarillo. Además, es posible depositar el café en el contenedor orgánico o reconvertirlo en compost o abono para uso personal en huertos, jardines o macetas.

Procesar las cápsulas de café con Coffee Out significa un ahorro de tiempo. El reciclaje se puede llevar a cabo sin salir de casa. No hace falta ir ni al punto limpio más cercano ni a la tienda oficial para realizarlo. Es un dispositivo de uso sumamente sencillo que logra el objetivo en solo dos pasos: prensar y separar.

Con Coffee Out, es posible reciclar cápsulas de café, para así contribuir a reducir la cantidad de residuos que acaban en los océanos y mostrar la importancia del reciclaje y el cuidado del medioambiente.