Quantcast

Los obispos presentan una guía para acompañar a los menores migrantes solos

El departamento de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha presentado este martes una guía para acompañar como Iglesia a niñas, niños y jóvenes migrantes solos, para que no se les «criminalice» y se genere una «cultura de acogida» para «acompañar sin ideologías» a estos menores.

«Cuando escuchamos tanto que se les llama MENAS, cada vez nos duele más, ese nombre ha derivado y se les ha cargado de deshumanización porque se les etiqueta y criminaliza pero, en realidad, son niños y niñas vulnerables en situaciones extremas. Por eso, con esta guía queremos decir a nuestra sociedad quiénes son: niños y niñas, adolescentes que están solos y expuestos a un grave riesgo de desamparo, y que buscan un hogar», ha subrayado el obispo auxiliar de Madrid y responsable de Migraciones de la CEE, José Cobo.

Así lo ha explicado este martes durante la presentación de la guía, que ha tenido lugar en la sala Sedes Sapientiae, del edificio para las editoriales y publicaciones de la Conferencia Episcopal Española. En el acto, también han participado los autores de la guía, el grupo asesor de menores del departamento de Migraciones de la CEE, integrado en la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y la Movilidad Humana.

El objetivo de la guía es dar respuesta a las inquietudes que llegan desde las delegaciones y secretariados diocesanos de Migraciones sobre cómo actuar ante situaciones que se están encontrando en sus entornos. Por eso, se dirige, principalmente, a los responsables de migraciones diocesanos.

En todo caso, el obispo José Cobo a invitado a difundir el documento «por los grupos de whatsapp» y por las listas de correo para que llegue al mayor número de personas posible.

BUSCAR UN HOGAR NO ES UN DELITO

Tal y como ha precisado Cobo, esta guía surge en un momento en el que hace falta decir que «buscar un hogar no es un delito, sino un derecho humano», y en el que, «ante una cultura que pretende falsear muchas cosas», es necesario poner «rostro» a estos niños y explicar qué les empuja a migrar.

«Con esta guía queremos ponernos en sus zapatillas y en las de sus familias y motivar una pastoral en nuestras diócesis para atender, acompañar e incluir desde las necesidades nos plantean», ha subrayado el obispo, apostando por impulsar un modelo de acogida distinto con un «acompañamiento, sin ideologías».

También ha lanzado una crítica a las leyes que «permiten» que estos menores «sean rechazados cuando llegan a los puestos fronterizos» y ha lamentado que «no tienen acceso a escucha, a opinar o ser informados». Además ha advertido de que el sistema normativo español les deja «en el último de los limbos, entre la ley de extranjería y la ley de protección a la infancia».

En concreto, la guía consta de cuatro partes. En la primera, se puede leer el marco normativo en el que se debe encuadrar la atención a los menores, y se presenta el perfil de los menores migrantes, sus edades, países de destino, causas que motivan la migración, recorridos, etcétera. También se informa sobre lo que se encuentran al llegar a España, qué necesitan, cómo situarse ante ellos y qué sucede cuando alcanzan la mayoría de edad.

En la segunda parte, se facilitan los datos de las entidades, tanto para mayores como para menores de edad, que hay en España; la tercera, profundiza en la encíclica del Papa Francisco ‘Fratelli tutti’, sobre fraternidad y amistad social; y en la cuarta se ofrecen algunas respuestas pastorales y se proponen acciones concretas.