Quantcast

La capacidad de ahorro de los españoles de más de 55 años ha descendido un 8%

La capacidad de ahorro de los consumidores españoles de más de 55 años ha descendido «levemente» un 8%, pasando del 56% que declaraban poder ahorrar en 2020 al 48% de este año, según el II Barómetro del Consumidor Sénior, elaborado por el Centro de Investigación Ageingnomics Fundación Mapfre con la colaboración de Google.

El barómetro se ha presentado este viernes con la intervención del presidente de Mapfre, Antonio Huertas, la directora general de Google Iberia, Fuencisla Clemares, el responsable de la Unidad de Análisis Estructural del Banco de España, Roberto Ramos, el dirección delCentro de Investigación Ageingnomics, Juan Fernández Palacios, y el codirector del estudio, Iñaki Ortega.

En este sentido, el informe destaca que la capacidad de ahorro aumenta con la edad, es mayor en entornos urbanos y cuando se trabaja por cuenta propia. Así, cuatro de cada diez de estos consumidores ahorra entre el 11% y el 30% de los ingresos que percibe, al tiempo que solo un 28% tendría que pagar un préstamo o hipoteca.

Por otro lado, un 98% de la población española de 55 años o más ha contratado algún tipo de seguro, destacando sobre todo los seguros de hogar, (contratados por un 85% de estos consumidores), de vehículos (79%) y de decesos (52%). De media, los ‘sénior’ tienen 2,75 seguros contratados.

En cuanto a los planes de pensiones, solo un 24% declara tener contratado uno, una cifra que se mantiene estable con respecto a 2020.

Además, el estudio señala que a medida que la edad avanza, aumenta el porcentaje de población sénior con seguros de hogar, decesos y salud, mientras que disminuye el porcentaje que tiene seguros de vehículos, vida y accidentes.

En este sentido, el momento en el que estas personas suscriben más pólizas de hogar es a partir de los 70 años (89%); en el que más contratan una póliza de coche es entre los 65 y los 69 (84%); un seguro de decesos, entre los 60 y 64 años (58%); un seguro de vida, entre los 55 y los 59 años (26%); un seguro de salud, a partir de los 70 años (31%); y un seguro de accidentes, entre los 60 y 64 años (13%).

Igualmente, la franja de edad en la que los mayores contratan más planes de pensiones es la comprendida entre los 60 y los 64 años (36%), seguida de la de 55 a 59 años (29%), porcentajes que también se mantienen estables con respecto a 2020.

«SOSTÉN DE LA ECONOMÍA»

El codirector del barómetro de Ageingnomics, Iñaki Ortega, ha señalado durante la presentación que este colectivo de población es un «sostén de la economía», ya que con sus ahorros «ayudan a sus círculos cercanos».

En concreto, el 43% de los españoles de 55 años o más reconoce ayudar a algún miembro de la familia, familiar o amigo cercano, y de ese porcentaje, el 67% lo hace de forma mensual y el 24%, más de dos veces al año.

Además, el barómetro pone de manifiesto que estas personas se mantienen optimistas ante su situación económica futura, ya que el 58% cree que seguirá más o menos igual a partir de ahora.

Sin embargo, seis de cada diez prevé un aumento del gasto en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles en los próximos meses.

Por otro lado, el informe apunta a que alrededor del 80% de estos ‘séniors’ vive en viviendas de propiedad, y un 58% prevé seguir habitando su residencia actual.

Con respecto a un posible cambio a otras opciones de vivienda para la tercera edad, un 34% de los mayores elegiría el modelo residencial comunitario, o ‘coliving’, como la alternativa preferente a la vivienda familiar, mientras que solo un 16% estaría dispuesto a vivir en una residencia.

Otra tendencia que detecta el informe es que el 40% de esta población podría ser considerada ‘do it yourself’, ya que consultan videotutoriales «con frecuencia» y porque están un 60% más interesados que el resto de la población en este tipo de formación ‘online’.

MERCADO LABORAL

Asimismo, el barómetro señala que los mayores de 55 años no sienten que el mercado laboral valore su experiencia y trayectoria (49%), buscan trabajos que conecten más con sus valores y con su visión del mundo (53%) y que les aporten sentimiento de pertenencia y flexibilidad, una percepción que aumenta proporcionalmente a medida que el nivel de estudios es mayor.

También muestran ciertas preferencias laborales, como sentirse parte de un equipo, aprender y poder crecer en entornos abiertos y flexibles, y valoran mucho más una remuneración por horas, entre otros.

En cuanto a la jubilación, seis de cada diez reconocen estar satisfechos con su edad de jubilación, al considerar que se han jubilado o jubilarán en el «momento deseado», si bien «la mayoría deja para el último momento la planificación de la jubilación».

Al respecto, Ortega ha señalado que «nueve de cada diez no se prepara para su jubilación», lo que supone una «debilidad y todo un reto para la industria». En este sentido, un 24% planifica su jubilación a partir de los 60 años, mientras que solo un 15% lo haría antes de los 40 años.

La Fundación Mapfre también ha destacado la digitalización de este segmento poblacional. Actualmente, más del 60% de la población mayor de 55 años está conectada a Internet, lo que supone 10 millones de personas, de los cuales el 95% lo hace a través del móvil, es decir, 9,5 millones de personas.

A través de esta conectividad realizan operaciones bancarias (un 55%), comprar productos a través de internet (43%), consultas en redes sociales (38%) y unirse a cursos y tutoriales online (36%).

En todas estas categorías la franja de edad más digital fue la comprendida entre los 55 y los 65 años y las plataformas más frecuentadas son Facebook (9,9 millones de seniors), Youtube (9,8); WhatsApp (9 millones), Gmail (8,4), Amazon (7) e Instagram (5,5).

Los séniors españoles continúan siendo un motor turístico, especialmente en España. A pesar de haber disminuido sus viajes por motivo de la pandemia en el último año (69%), estas personas prevén recuperar este hábito de ocio en 2022, volviendo a los niveles pre-Covid-19 (85%).

UNA POBLACIÓN «MUY ACTIVA»

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, ha señalado que existe una «nueva realidad social» con una población «más longeva» a la que hay que ofrecer nuevos productos y servicios.

Además, ha pedido a las empresas que se adapten a este cambio demográfico «creando reglas y procesos» para incluir a este colectivo que «quiere seguir trabajando y haciendo cosas útiles».

Con respecto a los poderes públicos, ha solicitado que se aborden «con valentía» los problemas derivados de esta transformación, si bien no ha negado que se trata de una «situación complicada» que deriva en un aumento del gasto público y la promoción de políticas sociales de salud y de pensiones.

Por su parte, la directora general de Google Iberia, Fuencisla Clemares, ha afirmado que la población mayor de 55 años es «muy activa» y cuenta con una experiencia «fundamental». Sin embargo, ha llamado a tener en cuenta a este grupo cuando se avance en la digitalización porque, si bien cerca de 10 millones de 15,8 millones de personas mayores utilizan Internet de forma habitual, «tenemos el riesgo de que se nos queden atrás».

Así, ha pedido a las empresas asegurar que este colectivo «se recicle». «La capacidad de aprendizaje es brutal, se han subido al carro de la transformación digital y hay que seguir contribuyendo a ello», ha afirmado.